6

Rosa María Mayo Garrido nació en El Puerto el 6 de noviembre de 1956 y falleció el 24 de septiembre de 2003, a punto de cumplir 47 años. Era la segunda de los ocho hijos del matrimonio formado por Manuel Mayo y María Garrido Marván, quien junto a Marí Luz, Manolo, Milagros, Juan Domingo –Kiko-, Arturo, Amparo y Fito, estos dos mellizos, emigraron a Lyon (Francia) cuando Rosa contaba apenas seis años.

1956.
En 1956 era Alcalde de la Ciudad Luis Caballero Noguera. Precisamente la Bodega Luis Caballero rifaba entre los consumidores, clientes y camareros de toda España 102 vespas, en el ‘II Gran Sorteo del Coñac Decano’ celebrado ante Notario en Madrid, en marzo de 1956.

Se inauguraba el Restaurante Venta Millán. Se creaba el Poblado de Doña Blanca, con cuyos terrenos se compensa a los agricultores propietarios de los terrenos donde se construye la Base Naval de Rota, con el proyecto denominado ‘Plan de Transformación de las Marismas del Guadalete’, que comprendía 5.500 hectáreas, disgregadas en la actualidad entre  el Polígono de Las Salinas de El Puerto, el Poblado de Doña Blanca y el futuro Polígono Industrial Las Aletas (Puerto Real). A la vez, empieza a funcionar el aeropuerto de la base naval hispano estadounidense.

Vista aérea de Lyon, con una población cercana a los 2 millones de habitantes.

ESTUDIOS EN FRANCIA.
Rosa estudió, el resto de la primaria, al igual que sus hermanos en Lyon, y el bachillerato, así como en una Academia para secretaria de dirección, a la vez que perfeccionab los idiomas. Allí conoció al que sería su marido y padre de sus hijos –hoy regentando con la familia de Rosa el restaurante ‘El Castillito’ en La Puntilla— con quien tendrá dos hijos, Estefanía e Iván.

IFFA CREDO.
Rosa empieza a trabajar en el mundo de los transportes internacionales, precisamente entre España y Francia, en varias empresas, hasta que pasa a formar parte de la plantilla del laboratorio IFFA-Credo (Lyon-Francia) que también exportaba animales de laboratorio a nuestro país. Luego a través de una amiga del colegio, --Taqui— se le planteó la oportunidad de trabajar en nuestro país, y en concreto en El Puerto, en el lanzamiento del Hotel Yacht Club de Puerto Sherry, donde entró como secretaria de dirección y salió de Directora Comercial.

PUERTO SHERRY.
Rosa dejó a parte de la familia en Francia: su marido y Estefanía y se viene a su casa de El Puerto, a donde volvía cada verano, con su hijo Iván con apenas 10 meses, en 1987. Aquí empieza en labores administrativas y organizativas y poco  a poco va descubriendo, en el mundo del turismo, sus habilidades innatas para la actividad comercial. Así llegará a ocupar la dirección comercial del Hotel  y coorganiza la Regata Brent Walker Cup, en su etapa portuense, participando asimismo en la organización del Mundial de Vela de 1992.

Terraza del Hotel Yacth Club.

DE BARROS Y ARENAS A CCI.
Más adelante, Rosa necesita crecer, y crea junto a otros socios la empresa Barros y Arenas, mayorista de Viajes para promocionar esta zona. La sociedad dura poco y, al tiempo crea junto a otra socia, siendo accionista mayoritaria, la agencia CCI (Congresos, Convenciones e Incentivos) que pronto amplía su campo de acción a la Costa del Sol, Sevilla y otras zonas de la comunidad andaluza, pasando a ser una innovadora en el turismo activo y de congresos a nivel andaluz. La sede central estuvo y hoy permanece una oficina, frente al Hotel Monasterio de nuestra Ciudad, abriendo sucursal en el Palacio de Congresos de Torremolinos (Málaga). En la actualidad la oficina malagueña la tienen en Benalmádena.

CREATIVANDO.
Falleció prematuramente, a la edad de 47 años, el 24 de septiembre de 2003. Pero Rosa, tenía proyectos y los había dejado por escrito. Hoy su hija Estefanía, es la nueva directora de la oficina de Creativando en El Puerto y también responsable del Departamento de Calidad amén de una de las socias de la nueva compañía junto a su hermano Iván –resultado de la fusión en el año 2007 entre CCI y Viajes Teodosio de Sevilla—cumplió el objetivo que dejó programado nuestra protagonista: crecer en fusión, potencia y territorio. En la actualidad en Creativando crean y organizan proyectos a medida: Programas participativos, formativos, actividades orientadas a fomentar las relaciones personales, cohesionar equipos y motivar. Cuentan con Oficinas en Sevilla, Málaga, Cádiz, Huelva, Granada y Córdoba

Este artículo lo escribí apenas unas horas después de conocer su fallecimiento, en aquellos felices días de septiembre de 2003, cuando el momento se vino a vestir  de luto por la ausencia de la querida Rosa.

PASEANDO CON ROSA MAYO
La playa más portuense, la más popular, acogió ese año de 2003 hasta bien entrado el verano muchos de mis paseos dominicales con la señora Mayo. Fueron charlas interminables en La Puntilla donde se tocaban todos los temas: la vida, la enfermedad, la muerte, el trabajo, los amigos, los desafectos, el amor, … Era un inventario de pensamientos y actitudes ante la vida de una mujer fuerte que, aunque minada por la enfermedad, se crecía para combatirla mal que nos pese. Incluso hablamos de mi negativa a escribir estas líneas si, llegado el caso, se produjera el fatal desenlace. Al final la enfermedad maldita ha podido con ella, no sin haberle plantado cara, para regalarnos durante algunos meses, de forma condensada e intensa, valores de elevada humanidad que perdurarán entre quienes la conocimos.

Más portuense no podía ser quién, emigrada a Lyon (Francia), volvió con su familia a El Puerto a integrarse en la vida de la Ciudad, luchando porque ésta avanzara desde todos los cometidos que desempeñó a partir de su regreso. Ligada al turismo desde siempre por su vinculación con ‘El Castillito’ de la playa de La Puntilla, se integró en el complejo hotelero de Puerto Sherry, para luego volar en solitario arriesgando como emprendedora. En la actualidad su empresa es una de las líderes en Andalucía en la organización de eventos –especialmente para extranjeros- en toda la comunidad autónoma, en los campos del turismo activo, las convenciones, congresos e incentivos empresariales.

Pero hay que poner de manifiesto que la incomprensión también anidó en el entorno de quién tanto arriesgó por el desarrollo turístico andaluz. En una sociedad machista como la nuestra, una mujer tiene que demostrar mucho más que un hombre su capacidad de trabajo, su competencia profesional, para poder encontrar y mantener su espacio en el mercado laboral y de negocios. Muchos conocemos las zancadillas que pretendidos amigos le pusieron en el camino, y muchos sabemos de la elegancia –a veces la excesiva prudencia y el callar sufriendo en silencio- con que resolvía esas situaciones. La señora Mayo padeció durante algún tiempo acoso profesional.

La señora Mayo era un prototipo de madre y empresaria, que tiraba con todo para adelante, y podía con todo, doy fe, con la eficacia de quien tiene las cosas claras, además de aclarárselas a los demás. Era una persona confiada y confiable que fue acrecentando su círculo de influencia por la solvencia de sus actuaciones y la validez de su palabra, toda una ‘rara avis’ en la sociedad en la que nos movemos, donde ya los apretones de mano apenas si tienen importancia.

De izquierda a derecha, Juan Guerrero, Iván y Estefanía Guerrero Mayo y Vicente Serrano, presidente de OPC Andalucía, durante el XVIII Congreso Anual de OPC España, celebrado en El Puerto el año 2005, en el que se le entregó un reconocimiento a la familia de Rosa María Mayo Garrido.

Gracias a ella conocí a personas que hoy son importantes en mi vida; gracias a ella tomé conciencia o reforcé el pensamiento de que en la vida nada ni nadie es dueño de nada ni de nadie, que las cosas hay que hacerlas de grado o no hacerlas, que siendo uno mismo se llega a todas partes; gracias a ella muchas de las personas de su entorno aprendimos a valorar en su justa medida que una actitud positiva mueve lo inconmovible, y que hay que tirar para adelante porque vivir la vida merece la pena. Nosotros la viviremos en su nombre y en su memoria” (Textos: José María Morillo).