1.105. BARRA DEL RESTAURANTE EL RESBALADERO. 1960.

Tras la barra del Restaurante ‘El Resbaladero’, propiedad de Maximino Sordo en 1960, podemos ver, de izquierda a derecha a Pepe Ríos, Elías a la sazón encargado del Restaurante, oriundo de la Montaña, el maestro repostero Pepe Mesa González, el niño es Guillermo Salas que hoy trabaja en APEMSA y Florencio. Al fondo, el cocinero José, ‘de toda la vida en el ‘Resbalón’.

“Antiguo muelle”. Grabado Anónimo. Siglo XIX.

LA LONJA DEL PESCADO.
Enrique Pérez Fernández, en su libro ‘Tabernas y Bares con Solera’ recoge que, «En 1778, por mandato del Conce O’Relly, Capitán General de la Mar Océana, residente por su cargo en El Puerto y promotor de diversas obras Públicas [entre ellas el Vergel del Conde, entre la Plaza de las Galeras y el inicio de Micaela Aramburu], se construyó en el frente de la Plaza donde hoy están las viviendas construidas en 1960, una nueva pescadería que fue a reemplazar a la del siglo XVII levantada al lado. Perduró como tal hasta 1876, año en el que se edificó enfrente otra, al tiempo que la antigua se remodelada en su interior para convertirse en una taberna a la que llamaron ‘El Resbaladero’, también conocida por ‘El Resbalón’

EL MUNDO ES ANSÍ.
En 1912 Pío Baroja ambientaba en el local una escena de su novela ‘El mundo es ansí’. Este es un fragmento.' --¿Que hicieron ustedes ayer? --pregunto yo. --Estuvimos en la taberna El Resbalón --contesta Juan. --¿Algún sitio raro? --Si figúrese usted --dice Arcelu-- una especie de camarote pintado de amarillo, una mesa redonda, grande, en medio, y alrededor sillones de paja con el asiento inclinado, y de cuando en cuando unos gatos que entraban por debajo de un tabique y se llevaban lo que podían. --¿Y que cenaron ustedes? --Unos platos de pescado frito y un caudillo de perro. --¿Pero como? ¿De perro?. --Un guiso que aquí llamamos así'.

CALDILLO DE PERRO.
Este tradicional plato portuense es una sopa de pescadilla, aceite, zumo de naranja agria, ajo, cebolla, sal, pan asentado y agua, que ciertamente fue, durante décadas, la especialidad gastronómica del Resbaladero, al igual que los guisos de pescado a la marinera, o el besugo a la puerca (con ajo, vinagre, aceite y sal)

Mariano López Muñoz, en un artículo publicado en la Revista Portuense en mayo de 1926, recogió el modo tradicional de cocinar el plato según se lo dictó un marinero: ‘Se pone el aceite y cuando está bien caliente se le echan dos dientes de ajo que, al verlos bien tostado, se sacan. Entonces, echamos en el aceite cebollas y otros dos dientes de ajo, todo muy picado, más aún los ajos que las cebollas, y sin esperar a que se frían, se agrga agua enseguida, dejando el caldo cocer cosa de diez o doce minutos; y a continuación se agrega el zumo de naranja agria al gusto del cocinero (y aquí está la primera parte del punto del guisado, cuya segunda mitad consiste en lo que sigue). Agregado, el ácido de la naranja, se zampan en la cazuela buenas pescadillas de ‘parejas’, de las acabaditas de llegar, someramente lavadas para que no pierdan sabor con tantos enjuagues como suelen darles en las casas’.

El Resbaladero, en una imagen de los años sesenta del siglo pasado. /Foto: Neto Anelo.

También lo citaron en otras dos novelas de dos ingleses: ‘Don Gitano’ (1944), de Walter Starkie y ‘El Puerto’ (1959) de Peter de Polnay». (ver nótula núm. 1.093 en GdP).

DE RESTAURANTE A BAR DE TRAGOS LARGOS.
Su último propietario, Ignacio Sordo y hermana, hijos de Maximino lo gestionaron como restaurante, cedido durante un tiempo al restaurador Antonio Barrios llevando desde finales del siglo pasado compartimentado y convertido en hasta cuatro lugares de copas y tragos largos. Esto escribíamos en Diario de Cádiz en 1997: "Hubo una época en la que llegar al cantil del muelle de nuestra Ciudad, suponía iniciar una aventura. Podía Vd. embarcarse para explorar nuevos territorios, para cumplir pena de trabajos a galeras, para comerciar con otros pueblos y culturas,... Pero la mayoría de las veces, embarcar en los muelles de El Puerto era para buscar el sustento, surtiendo a las poblaciones cercanas con la pesca.

Lo marítimo fue hasta hace unos años -como lo es ahora el turismo- la locomotora de arrastre de otros sectores económicos: una constante en el devenir histórico de El Puerto. Tal ha sido así, que en el nombre de la Ciudad la palabra puerto no ha desaparecido a lo largo de su historia: Puerto de Menesteo, Puerto de Salinas, Santa María de El Puerto, hasta su actual nombre.

Y ha quedado claro que la vida de la Ciudad gravitaba en torno al puerto y a lo que ésto suponía: embarque de pasajeros, comercio de mercancías, procura de efectos navales, empleo duro pero seguro, venta del pescado, ... Ironías de la historia: el edificio que sirvió antes para recibir los frutos de la mar, se utiliza ahora para recibir alguna clase de turismo, de acuerdo con la actual evolución del tejido industrial portuense.

Hasta 1876 el paseante -y así lo cuentan los libros de viajes- podía resbalar y caer a causa del agua de limpiar pescados en la Venta. Hoy -si los regidores de lo público no lo remedian- el resbalón continuará produciéndose, pero como mucho, por pisar la cáscara de una rodaja de limón de un trago largo, o por el deshielo de los cubitos de ídem.

Que la antigua Lonja del Pescado, El Resbaladero, haya quedado para bares de copas -ni siquiera de copas de Vino Fino- es algo que reclama la mirada de quién corresponde. Tras su primer y noble fin y su posterior época gloriosa como restaurante, entendemos que otros cometidos más señeros deben acoger a estas centenarias piedras que, curiosamente, están rematadas con un escudo de la Ciudad. ¿Le corresponde a los poderes públicos, trás pagar un justiprecio a sus propietarios, hacerse con la propiedad de El Resbaladero?. Desde luego, siempre será mejor escuchar en su interior una sinfonía que un cha-cha-chá" (Texto: José María Morillo).

6 comentarios en “1.105. BARRA DEL RESTAURANTE EL RESBALADERO. 1960.

  1. Pingback: Caldillo de perro – El Puerto de Santa María

  2. A Andres

    Aun recuerdo con gran alegria el dia de mi boda en el "Resbaladero", fue, el dia 26 de Abril de 1970 y nos pusieron un suculento desayuno, a las diez de la mañana todo el personal alli , me costo quince mil leandras...Se tenia menos que ahora pero se era muy feliz...Aunque yo, gracias a Dios, llevo cuarenta y cinco años de casado y sigo siendo tremendamente feliz. Un abrazo para todos.

  3. MANUEL

    EL EDIFICIO DEL RESBALADERO, OCURRIRA IGUAL QUE EL CASTILLO DE SAN MARCO. DESPUES SERAN LAS LAMENTACIONES. PARA MI CREO QUE SERIA MAS LOGICO QUE EL AYUNTAMIENTO NEGOCIARA CON SUS PROPIETARIOS Y SE LE DIESE A ESTE EDIFICIO UNA UITILIDAD PUBLICA, BIEN COMO SALAS DE EXPOSICIONES, OFICINA DE TURISMO, CON SALAS DE PROYECCIOINES Y DE CONFERENCIAS, EN FIN ALGO PRODUCTIVO PARA LAS ACTIVIDADES DE TURISMO Y DEMAS ACCIONES INFORMATIVAS DE NUESTRA CIUDAD.

  4. Francisco Bollullo Estepa

    Que tiempos aquellos de "El Resbaladero", aquellas tibias mañanas de de domingo, cuando los hermanos Romerito, propietario de los camiones que le daban el servicio de transportes a Osborne, copeaban allí, servidos diligentemente por el personal que aparece en la primera fotografía. Recuerdo el precio de una ración de langosta con mayonesa sesenta Pesetas. A pesar del tiempo transcurrido de más de cincuenta años, no puedo evitar recordar y tal como lo recuerdo lo cuento, las mañanas y noches de domingos de "Toros en El Puerto" en "El Resbaladero".

  5. celia

    Al Resbaladero acudimos un día , mas bien una noche, mi hermana y yo porque nos llamó Maximino para decirnos que estaban allí Anthony Queen, Peter O`Toole y algún otro actor de gran renombre. Les pedimos un autógrafo y volvimos a casa emocionadas hasta un extremo que no se puede explicar, no nos podíamos dormir.....Estaban rodando "Lawrence de Arabia". Creo que allí nos encontramos con Chemari y alguien mas...Si alguien se acuerda que lo corrobore.

  6. Un Menesteo....

    Mi total acuerdo al ultimo parrafo, Sr. Morillo, que podriamos extender a muchos otros edificios portuenses.

Deja un comentario