1.675. JOSÉ ORTEGA DOMÍNGUEZ. Pepe ‘el Bombero’. (I)

Hoy se le rinde homenaje público de reconocimiento, 40 años después del accidente en el que falleció en acto de servicio, a José Ortega Domínguez. Esta es su vida y la del Servicio Municipal de Bomberos, durante más de 20 años: entre los inicios de la década de los cincuenta y setenta del siglo pasado. Esta es la historia de Pepe ‘el Bombero’.

José Ortega Domínguez nace en El Puerto de Santa Maria el 17 de Mayo de 1918 en la calle Cervantes, hijo de Diego Ortega y Manuela Domínguez, es el mayor de una familia de ocho hermanos. La vida de José esta marcada desde muy joven por las penurias de la época, naciendo cuando su padre estaba en el servicio militar, pues según consta, Diego ingresa el 3 de enero de 1.918 en el arsenal de la Carraca hasta 1.922, y los jornales de aquel entonces no daban para poder mantener a una familia por muy corta que fuera.

Cuando José apenas tuvo uso de razón comienza a trabajar cargando camiones de carbón en varias de las carbonerías que por entonces existían en El Puerto, y ya ahí dejo entrever que su mayor ilusión era ser algún día conductor de camiones. Aprendió a conducir en un taxi propiedad de Manuel Rebollo Laynez (ver nótula núm. 1.351 en GdP), que era primo de su madre, y sabiendo la ilusión que tenia José por conducir, se lo prestaba cuando este terminaba su jornada laboral.

Aquí vemos a José frente al taxi de su primo Rebollo.

En cierta ocasión, José,  al no estar muy ducho en la conducción y mientras estaba practicando con el taxi, choco de frente contra a una pared, dañando toda la parte frontal del taxi. Muy apurado y creyendo que ahí se acababan todas sus aspiraciones a ser conductor fue a contárselo a Rebollo, y este, al contrario de recriminarlo, le animó diciéndole que las cosas se aprendían a base de errores, por lo que siguió practicando con el taxi.

Cuando José cumplió los 18 años, tuvo que ingresar en el servicio militar. A los pocos meses de su reemplazo estallo la Guerra Civil y fue destinado al cuartel militar de Peñarroya en Córdoba, y ahí fue donde, y debido a la necesidad que tenia el ejercito de personas que tuviesen idea de conducir vehículos para el transporte de materiales y armamento, José se apuntó voluntario, y comenzó a conducir camiones de mayor tonelaje.

UNA MISIÓN EN LA GUERRA.
Bien entrada la guerra le encomendaron el transporte de material militar a un destino que no hemos podido determinar, pero le dijeron que no fuese por carreteras convencionales, sino por caminos y veredas rurales para evitar que fuese interceptado por el enemigo y decomisado el material, además de ser fusilado al momento. Tenía que hacerlo de noche y con las luces apagadas para evitar ser descubierto por el enemigo, mientras de día tenía que buscar un lugar boscoso para ocultar el camión para no ser descubierto. Debido a lo dificultoso de la misión, José se perdió mas de una vez por los montes y tardó varios meses en llegar a su destino. Mientras tanto, sus superiores, al ver que no daba señales de vida lo dieron por capturado por el enemigo, y posiblemente fusilado en cualquier cuneta, por lo que le transmitieron esa noticia a sus familiares, y en El Puerto se hicieron eco de la desgracia de esa familia, pues José ya era bastante conocido en nuestra Ciudad. Si embargo, su madre nunca perdió la esperanza e hizo una promesa… se pondría un hábito de por vida si su hijo aparecía vivo. Como así fué, y hasta su muerte, Manuela estuvo vestida de negro, como la vemos aquí junto a su hijo en un viaje a Sevilla años después.

Isabel Valenzuela, la mujer de Pepe,junto al vehiculo de transporte del ayuntamiento un Opel Blitz.

LA BODA.
El 19 de Septiembre de 1.940,José se casa con Isabel Valenzuela Rodríguez, una guapa mujer natural de Jerez de la Frontera, con la que tendría un total de 11 hijos, a la que vemos aquí junto al vehículo de transporte del ayuntamiento Opel Blitz. Fijan la residencia familiar en una casa de vecinos en la calle Jesús Nazareno 3, hoy número 8.

CONSUMISTA.
La primera noticia que tenemos de José Ortega como trabajador del Ayuntamiento es del 25 de Septiembre de 1942 en el que se realiza un examen para una plaza de funcionario: vigilante del Servicio de Recaudación --antiguamente llamado Consumista--. José Ortega aprueba esa plaza de funcionario, seguramente estaría trabajando en alguna de las casetas de fielato como la que vemos en la foto que estaban repartidas por las diferentes entradas de El Puerto antiguo, para control recaudatorio y sanitario de la mercancía que entraba en la ciudad. El 3 de Octubre de 1.942 toma posesión del cargo sustituyendo a José Mª. Martínez Montenegro, que hasta entonces cubría dicha plaza como interino. En 1.944 es ascendido a auxiliar del servicio recaudatorio, renunciado a la plaza en el Servicio de Recaudación en 1946. /En la imagen, caseta de Consumista.

CONDUCTOR.
En Diciembre de 1.948 obtiene la plaza de conductor de camiones municipales, en propiedad,  en sustitución del anterior conductor --Barcala--, pero solicita que se le reconozca una antigüedad en el puesto desde el 10 de Junio de 1.946, a lo que el Ayuntamiento accede.  De ahí la renuncia de José a la plaza del Servicio de Recaudación, pues según la documentación existente, ya estaba trabajando como conductor del Ayuntamiento en esas fechas, pero no le fue reconocido hasta que el no lo solicitó mas de dos años después.

Camión de la marca Hispano Suiza, el cual  podemos ver en esta foto detrás de José de pie a la izquierda y Manuel navarro agachado a la izquierda, ambos con boina entre otros como su hermano Diego Ortega Domínguez, de pie segundo por la derecha

CAMIÓN DE INCENDIOS.
En 1952 existía un camión contra incendios de la marca Hispano Suiza que se guardaba en un garaje con portada barroca anexo al Instituto de Santo Domingo, por la calle San Bartolomé, frente a una carbonería propiedad de Miguel Forte que existía en dicha calle, en el edificio que después fue el Hostal San Nicolás, mas adelante la discoteca Galaxia y por último la sede de NTV Televisión, antes de su actual ocupación como viviendas.

Por aquel entonces José Ortega vivía en la calle Palma 18, y era el conductor tanto del vehículo contra incendios como el de transportes: cada vez que salía un incendio tenía que ir a buscar al personal del ayuntamiento adscrito a ese servicio. También se dedicaba a las labores de riego de las calles por lo que era muy conocido entre los chiquillos de la ciudad que se ponían a jugar con el agua que salía de las regaderas del camión cuando José pasaba.

Viviendas de la desaparecida Barriada 18 de Julio, frente a la Plaza de Toros, por la calle Valdés, esquina con Avda. del Ejército.

En septiembre de 1.952 se traslada el camión cuba Hispano Suiza provisionalmente a uno de los bodegones de la plaza de toros, y José solicita una de las viviendas de la barriada 18 de julio aprovechando que se iban a quedar libres algunas  por irregularidades en los contratos con sus moradores, alegando éste la cercanía al camión de bomberos y así poder prestar una rápida actuación en caso de incendios. El ayuntamiento no accede a concederle la vivienda para no volver a crear precedentes que le pudieran perjudicar mas adelante.

En estos años, cuando llegaba la temporada veraniega, José se trasladaba a vivir con toda su familia a una casa con un depósito de agua que existía en el antiguo campamento de la OJE (Organización Juvenil Española) que existía en la zona de Valdelagrana, donde hoy se encuentra la parcela del que fue el Hotel Meliá Caballo Blanco, para cuidar de las instalaciones. Entonces iba y venía todos los días en bicicleta a El Puerto, pues era el conductor oficial del ayuntamiento.

En el centro de la imagen, de pie, José Almagro del Río, agachado con boina en el centro, Pepe Ortega junto a otros compañeros del Servicio.

JOSÉ ALMAGRO DEL RÍO.
En el mes de diciembre de 1.953, el ayuntamiento nombra como perito aparejador municipal a José Almagro del Rio quien se hace cargo de las dependencias de oficios del ayuntamiento, tales como electricidad, jardinería, aguas, obras municipales, y entre ellas el Servicio contra Incendios. Le dará un revulsivo al Servicio de Bomberos y lo constituye como tal equipándolo de material y consiguiendo que el ayuntamiento adquiriese años después los vehículos contra incendios.

A la izquierda, edificio de almacenes en lo que hoy son los pisos de La Pescadería, frente al Resbaladereo.

SEDE EN LA PESCADERÍA.
A finales de 1.955 el Ayuntamiento ejecuta unas obras en la antigua Pescadería, que ya estaba en desuso, frente al Resbaladero, que consistía en la adaptación de esta nave como garaje para el Servicio contra Incendios y la adecuación de unas oficinas antiguas que había en el interior como vivienda, en la esquina con la calle domingo Veneroni, que ceden a José para que pueda vivir en ella con toda su ya prolongada familia. Además, se adquiere un sirena de grandes dimensiones que según las especificaciones tenia que oírse en un radio de 5 Km. y se instala en el antiguo ayuntamiento, de forma que si había algún incendio el agente de guardia podía avisar al personal adscrito al servicio mediante un toque se sirena, ahorrando así cantidad de tiempo pues José ya no tenía que ir a buscar al personal, que en aquel entonces eran avisados con toques de campanas  de la Iglesia Mayor Prioral.

Esta sirena (que aparece a la izquierda de la imagen) fue recuperada recientemente del tejado de la Plaza de Toros donde se instaló posteriormente y se encuentra restaurándose en el actual parque de bomberos. También le conceden a José una gratificación de 10 pesetas diarias como dedicación exclusiva del trabajo que realizaba al estar de servicio las 24 horas, y el ayuntamiento también accede a retribuirle las vacaciones anuales que José nunca disfrutaría debido a dicha dedicación.

Por aquel entonces José e Isabel ya contaban con una familia de 8 hijos: Isabel, José, Francisca, Jesús, Manuel, los mellizos Manuela y Diego y Rosa, que aparecen en estas imagen del carné de Familia Numerosa.

Siendo alcalde Miguel Castro Merello (ver nótula núm. 1.654 en GdP), y aconsejado por el perito aparejador  José Almagro se hace el intento de comprar un vehículo contra incendios de la marca Delhaye de cuatro plazas en servicio desde 1.934 que Madrid vendía por entonces, pero el mal estado del mismo hace desistir en la compra. Mas adelante intentarían comprar un vehículo mercedes  tipo Unimog todo terreno para adaptarlo como contra incendios, pero la dificultad de poderlo importar desde Alemania hace que no se lleve a cabo tal proyecto.

CAMIONES PEGASO.
Por fin, en diciembre de 1958, el ayuntamiento acuerda la adquisición de dos auto bastidores de la marca Pegaso gran baraja, uno se queda en Madrid para ser carrozado y equiparlo como vehículo contra incendios por la casa especializada "Antifire", y el otro viene a El Puerto y se le encarga a los talleres de la escuelas profesionales de la Sagrada Familia que le fabriquen y le adapten una caja de madera para el transporte de mercancías por un importe de 27.205 pesetas.

En el verano de 1959 José Almagro del Río viaja a Madrid para hacerse cargo del flamante camión contra incendios que tanto necesitaba El Puerto para atender los siniestros.  Por esas fechas además del personal del ayuntamiento adscrito al servicio se incorpora también a la plantilla contra incendios su hijo mayor José Ortega Valenzuela. (continuará)

Nuestro agradecimiento en la realización de esta nótula a Juan Carlos Ortega, nieto del José Ortega Domínguez, el cual tiene a gala trabajar en la misma profesión que su abuelo: bombero.

4 comentarios en “1.675. JOSÉ ORTEGA DOMÍNGUEZ. Pepe ‘el Bombero’. (I)

  1. vicen

    Recuerdo a este valiente trabajador con mucho cariño porque sienpre se desgasto por su familia aunque nunca llegue a conocerlos a todos los hijos , solo a los mayores ....yo soy sobrina hija de diego y aunque era pequeña cuando nos dejo lo sentimos mucho , besos a la familia.

  2. Antonio

    El señor con gorra y barba que está en el centro de la fotografía del grupo, ante el "hispano-Suiza" es el Sillero de la calle Cruces, que tenía su taller en una accesoria de la "casa del Reloj".

  3. Estefania

    Este heroe fue mi abuelo y aunque por desgracia lo conoci poco,me alegro que todo el mundo me hable de él, de como era, de su caracter, de sus azañas y por fin llega el día en el que se le reconoce sus meritos y sacrificios. Gracias por todo y espero que nunca se le olvide.

Deja un comentario