1.676. JOSÉ ORTEGA DOMÍNGUEZ. Pepe ‘el Bombero’. (Y II)

(viene de la nótula núm. 1.675)

SEDE EN LA PLAZA DE TOROS.
En agosto de 1.960, el ayuntamiento encarga a los talleres a las escuelas de la Sagrada Familia la construcción de dos puertas de las mismas características y dimensiones que las existentes en la plaza de toros por un importe de 19.800 pesetas cada una, para colocarlas en dos de los bodegones de la misma 48 y 49, y pasar el servicio contra incendios a la plaza de toros, mas concretamente a los bodegones nº 47-48 y 49, junto a las cuadras de caballos, hoy solamente queda al exterior el nº 49.

En noviembre de 1.960 el ayuntamiento aprueba de urgencia por un importe de 45.949 pesetas con 78 céntimos unas obras de adaptación de la carpintería de la plaza de toros, la cual estaba en la entrada principal a la derecha, para acondicionarla como vivienda del conserje de la misma, Francisco Vaca, y dejando las dependencias que este ocupaba, que eran en la puerta principal a la izquierda, al chofer de bomberos José Ortega y a su numerosa familia.

Camión Hispano Suiza.

A principios de 1.961 José pasa a vivir en las dependencias de la plaza de toros, pues el solar de la antigua pescadería se vende para construir las viviendas de La Pescadería --en proceso actual de derribo--, y el Parque de Bomberos pasa a instalase en los bodegones antes mencionados.

El camión Hispano Suiza que tantos servicios le hizo a la Ciudad, y en las que tantas horas de trabajo pasó José, fue sacado a subasta en 1961, siendo alcalde Luis Portillo Ruiz (ver nótula núm. 966 en GdP) y adquirido por la empresa propietaria del parador de Fuentebravía por 36.000 pesetas para el riego de sus instalaciones interiores.

VIVIENDAS EN PRECARIO.
Por aquel entonces todos los bodegones restantes de la Plaza de Toros estaban ocupados por familias sin recursos evacuados de las cuevas de la sierra de San Cristobal por unas inundaciones que hubo, donde mal vivían compartimentándolos con tablones de maderas. En la Plaza nació el popular personaje ‘Luichi’, Luis Pinto Corzo (ver nótula núm. 103 en GdP). Solamente existían 3 grifos de agua potable en la Plaza de Toros, y uno de ellos estaba en el Parque de Bomberos, por lo que siempre estaba lleno de chiquillos y personas para pedir agua para cocinar o lavarse, y José nunca se los negaba. Después, la mayoría de estas personas fueron enviadas a una barriada que se construyo en las afueras de El Puerto denominada Barriada de la Coronación, también conocida como Vietnam, por lo alejado del centro, siendo la actual Barriada de El Juncal. /En la imagen, viviendas en la Plaza de Toros. Foto Rafa.

La Barriada de la Coronación. /Foto Rasero.

UNA GRANJA EN LOS BODEGONES.
Al quedar libres los bodegones de la Plaza de Toros y vista la necesidad que se pasaba en aquel entonces, y dado que en el Ayuntamiento el salario era corto, y tenia que alimentar a su amplia familia, José decidió criar algunos pollos, conejos y cochinos en uno de los bodegones, aunque después les daba pena sacrificarlos y le encargaba ese cometido a algún conocido.

En la fotografía vemos a Pepe 'el Bombero' en la plaza de Toros, con un nutrido grupo de amistades.

Ya entonces, además de José y su hijo mayor José Ortega Valenzuela, entran a formar parte de la plantilla de bomberos su otro hijo Jesús Ortega, Juan Rizo, Juan Galán, Felipe Márquez, , los cuales los vemos es esta foto encima del camión en los bodegones de la plaza de toros, y un joven voluntario llamado Carlos Acal Salado, el cual gracias a su valor en la actuación en un incendio de una vivienda en la calle Larga esquina con Santo Domingo, se le reconoció su mérito y paso a formar parte de la plantilla poco después.

CAMIÓN DE RIEGOS.
En mayo de 1.966, el perito José Almagro del Río decide adaptar un deposito de agua de 6.000 litros que el ayuntamiento había adquirido en 1957 al camión de transporte del ayuntamiento que se había comprado a la vez que el de bomberos, para que hiciese las labores de riego por el puerto, y así no tener que estar el vehículo contra incendios ocupado en regar las calles por si ocurría algún incendio. Obra de adaptación que la realiza los talleres de las escuelas profesionales de la Sagrada Familia, por un importe de 7.750 pesetas.

La explanada de Valdelagrana a mediados de los sesenta./Foto Rasero.

La periodicidad de los riegos por la ciudad eran los siguientes: Los domingos y festivos de 6.00 a 14.00 se regaban las explanadas de Valdelagrana y de la Puntilla al ser estas de tierra. A las 17.00 se regaba la plaza de toros por dentro y por fuera, y a las 19.00 se regaban las principales calles de El Puerto. Por este trabajo de riego José recibiría otra gratificación de 10 pesetas diarias.

En la foto de 1.965 podemos ver de izquierda a derecha a Felipe Márquez, José Ortega, el alcalde Luís portillo, José Almagro, Juan Galán y Juan Rizo.

AUMENTO DE PLANTILLA.
Jose sigue siendo el conductor de los dos vehículos hasta que en el verano de 1967 el ayuntamiento decide en pleno contratar un segundo conductor para que pudieran ser efectivos los servicios de riego y de desatascos de pocillas que se realizaban en esa época entrando Tomas Martín Bawer como segundo conductor. Entonces se destinó mas personal municipal a este servicio para hacer frente a los trabajos de limpieza de pocillas y alcantarillado de la ciudad, entrando Francisco Guilloto, Isidoro y Francisco González. En estas fechas su hijo José Ortega Valenzuela había dejado el servicio contra incendios para trabajar en el Servicio Municipalizado de Aguas, actualmente Apemsa.

ALCANTARILLADO.
El horario de los trabajos de alcantarillado era de 8.00 a 16.00 horas, y cuando el servicio estaba fuera, en la puerta del parque de bomberos se dejaba una pizarra indicando el lugar donde se estaba realizando el trabajo, por si ocurría algún incendio que la policía fuese a avisar a los bomberos.
El teléfono de urgencias también estaba conectado a la vivienda de José Ortega, y si sonaba, algún familiar cogía el aviso y lo pasaba a la policía para que fuesen a buscar a los bomberos.

En la imagen, un grupo de compañeros del Ayuntamiento en torno a Pepe 'el Bombero' en una celebración en la Plaza de Toros, entre los que disntiguimos a Francisco Dueñas Piñero y Paco Sara.

V CONGRESO NACIONAL DE BOMBEROS.
Del 21 al 25 de mayo de 1969 se organiza en El Puerto el V Congreso Nacional de Bomberos, al que asisten servicios de bomberos de toda España, resultando ser todo un éxito. En esta foto vemos a José Ortega Valenzuela, Carlos Acal Salado, Diego Ortega Valenzuela, Juan Rizo y Antonio Galán con sus mujeres, en un acto en el Castillo de San Marcos. También vemos a Isabel Valenzuela sola, pues José estaba en un servicio.

TURNOS DE GUARDIA.
Sobre 1971 se implantan los turnos de guardia que pasan a ser de 8.00 a 16.00 de 16.00 a 24.00 y de 24.00 a 8.00 siendo siempre el mismo conductor y jefe de bomberos José Ortega pues el vivía en la misma plaza de toros. En los turnos de tarde cuando no había incendios ni alcantarillado se reunían en el parque José Ortega, Francisco Guilloto, Francisco Dueñas Piñero que era el encargado general del Ayuntamiento) Tomas Martín y Feernando Mena, al cual vemos en esta fotografía junto a José y su hijo Javier Ortega delante del camión donde fallecería años después para jugar unas partidas al dominó.

En 1971 Jesús Ortega deja el servicio contra incendios para irse a trabajar a Barcelona y su puesto lo coge su hermano y también hijo de José, Diego Ortega Valenzuela.

INCENDIO EN VISTAHERMOSA.
El 25 de Marzo de 1973 se encontraban en la guardia de tarde Carlos Acal Salado en sustitución de Diego Ortega que le había pedido el cambio. Sobre las 21.30 se recibe una llamada de teléfono de un guarda de la zona de Vistahermosa, que entonces se encontraba en construcción, informando que había un incendio de varias chozas que eran usadas por las personas de campo de aquella zona. Inmediatamente salen en el camión de bomberos José Ortega y Carlos Acal, cuando al llegar a la altura de lo que hoy es la glorieta del control de seguridad de Vistahermosa, José Ortega le pide a Carlos Acal que fuese al control para que se informase donde estaba el incendio. Este se informa y viene corriendo a decírselo a José, que espera a que Carlos Acal se montase en el estribo trasero del camión y reemprende la marcha.

ACCIDENTE MORTAL.
El vehículo, todavía en primera velocidad, desciende los primeros metros de la avenida en construcción del campo de golf y termina empotrándose contra una de las palmeras existentes en ella, impactando el volante del camión sobre el pecho de José. Acudieron en su auxilio una pareja que pasaba con su vehículo por el lugar, trasladando a los dos bomberos al hospital de San Juan de Dios. Allí curan de las heridas sufridas en una mano al bombero Carlos Acal y se certifica el fallecimiento del jefe de bomberos José Ortega Domínguez, dándose cuenta a la alcaldía del suceso, cuya noticia se expandió rápidamente por la Ciudad.

CAPILLA ARDIENTE EN LA PLAZA DE TOROS.
Sobre las 24.00 horas se traslada el cuerpo de José a su casa de la plaza de toros donde queda instalada la capilla ardiente. Por allí desfilaran las autoridades locales, civiles, militares y religiosas, jesuitas del colegio de San Luís Gonzaga y hasta alguna clase de estudiantes dado lo conocido que era José Ortega entre los jesuitas por los favores que les había hecho durante su vida.

A las 11.30 del lunes 26 de Marzo de 1973 parte el féretro de su casa, de la que había salido hacia poco mas de 12 horas para cumplir su trabajo como siempre, hacia la iglesia de San Marcos siendo despedido a la salida por un destacamento de la Guardia Civil que le rindió honores pues tenían su cuartel a la espalda de la plaza de toros en la calle Pagador.

La descendientes de Pepe, en el acto homenaje que se le tributó ayer en el Auditorio Municipal de Las Capuchinas. /Foto: V.G.L.

Fue enterrado en el cementerio municipal donde reposan sus restos. Murió a los 55 años, dejando a su viudas Isabel y a sus hijos Isabel, José, Paqui, Jesús, Manuel Diego, Manuela, Rosi, Miguel, Javier y Carlos.

Nuestro agradecimiento en la realización de esta nótula a Juan Carlos Ortega, nieto del José Ortega Domínguez, el cual tiene a gala trabajar en la misma profesión que su abuelo: bombero.

Deja un comentario