1.723. LUIS DAOIZ Y TORRES. La conexión portuense de este héroe de la Guerra de la Independencia.

Se cumplen hoy 205 años de la heroica muerte de Luis Daoiz y Torres, capitán del cuerpo de Artillería al mando del cuartel de Monteleón en esa fecha, 2 de mayo de 1808, y uno de los primeros oficiales, junto con Velarde y el teniente Ruiz  que se rebelaron contra el ejército francés y perecieron en el empeño. Con solo cuatro cañones y una pequeña dotación de hombres intentó impedir la toma del parque artillero bajo su mando por el Ejército Imperial francés que, vista la resistencia, llegó a acumular hasta dos mil infantes en aquel lugar. Defendió, sable en mano y a pecho descubierto, la posición de su batería artillera recibiendo numerosas heridas de bayoneta, siendo trasladado gravemente herido a su domicilio particular, donde expiró, siendo enterrado inicialmente en la iglesia de San Martin. En la actualidad sus restos reposan en el monumento a los Héroes del Dos de Mayo, en el paseo del Prado madrileño.

SU PADRE, DE EL PUERTO.
El objeto de esta nótula es dar a conocer la vinculación de este patriota que nació en Sevilla el 10 de febrero de 1767 con El Puerto de Santa María.  La más importante, sin duda, es la filial, pues su padre Martín Daoiz Quesada había nacido en esta ciudad. Y también es significativo que su primer destino profesional, cuando salió con el grado de Alférez del Real Colegio de Artillería de Segovia, en el que estuvo como cadete seis cursos, con veinte años recién cumplidos, sería El Puerto, incorporándose al batallón del Regimiento de Artillería que tenía su sede en el cuartel de la plaza del Polvorista.

El Cuartel de Artillería de El Puerto en la plaza del Polvorista, donde tenía su sede el batallón del Regimiento de Artillería a donde se incorporó Luis Daoiz como primer destino profesional con el grado de Alférez.

Formando parte del mismo participó en la defensa de las plazas de Ceuta y Orán y también en la Guerra del Rosellón donde fue hecho prisionero y trasladado a Tolouse (Francia), siendo liberado tras la firma, en 1795, de la Paz de Basilea, retornando a su destino en El Puerto, ascendido por entonces al grado de teniente.

La última década del siglo XVIII fue una etapa bélica de nuestra historia, plagada de escaramuzas navales contra los ingleses. La Armada debió recurrir a oficiales artilleros del Ejército para completar las dotaciones de sus navíos de Guerra, siendo Daoiz uno de ellos. Le confiaron el mando de una tartana cañonera que participó en la defensa de Cádiz frente al bloqueo y sitio que hicieron los ingleses en 1797, con Nelson a la cabeza.

La escuadra de Nelson frente a las costas de Cádiz.

Posteriormente, realizó diversos servicios como artillero de buque de línea, defendiendo las colonias y escoltando a flotas, siendo ascendido a capitán. De esa época, entre Cádiz y El Puerto, data una fluida correspondencia que mantenía con su única hermana, María Rosario, que vivía en Sevilla, en la casa donde él había nacido, el palacio de Miraflores de los Ángeles, pues la madre de ambos, Francisca de Torres Ponce de León era hija de los condes de ese título y en una de esas misivas, a la que hemos tenido acceso, de forma deliciosa, cuenta con pelos y señales un modelo de traje, de ultimísima moda en Cádiz, ciudad que era, por su carácter portuario y cosmopolita, santo y seña para la moda femenina bajoandaluza. Incluso le comenta que se ha desplazado a El Puerto y ha encontrado la tela adecuada para dicho vestido que le hará llegar en fecha próxima, recomendando traslade sus indicaciones a la modista cuando encargase su confección.

En la imagen, vieja fábrica abandonada en Aoiz (Navarra) se llamaba Antracitas del Gros. /Foto:  Valischka. 

Haciendo un poco de historia sobre sus ascendientes, debemos situarnos en Aoiz, una pequeña villa navarra que no llega a tres mil vecinos, situada en la comarca de Sangüesa, a menos de treinta kilómetros de distancia de Pamplona. De allí, “De Aoiz” son sus antepasados. Su abuelo, Luis Joaquín D’Aoiz, Señor de Rosea, hijo del Consejero del Rey de Aragón, natural de Pamplona, bajó a estas tierras del Sur al ser nombrado Alguacil Mayor y Regidor Perpetuo de Gibraltar. Casó con la gaditana Isabel de Quesada y Villavicencio,  de familia de terratenientes que eran propietarios de extensas fincas rusticas en Jerez, El Puerto y Sanlúcar. En Gibraltar nació su primer hijo, en este caso una hembra, Dª Elvira de Aoiz y Quesada y, tras perderse el Peñón, aunque siguió ostentando el cargo de Regidor Perpetuo de San Roque, a donde se trasladaron los habitantes de Gibraltar, él y su familia se instaló en El Puerto, en donde podría haber heredado una finca su mujer, citada como de Espínola o Spinola, apellido de banqueros genoveses que, como los Centurión o los Squarzafigo, pasaron de Cádiz a nuestra ciudad invirtiendo en la adquisición de tierras de labor. Creemos que correspondía esta finca a la zona donde se ubica el Cortijo La Negra, a espaldas de los depósitos de Campsa de la carretera de Rota, con más de 20.000 m2 de extensión. Y aquí, en El Puerto,  nació su segundo hijo, bautizado como Martín, padre de nuestro protagonista.

Incluso por parte de su tía Elvira, Luis Daoiz –en esta generación se pierde el apóstrofe y se une la “D” con “Aoiz” formando el apellido actual- tiene conexión con El Puerto de Santa María. Ella había casado con Juan Francisco Ximenez de Zurita, de Medina Sidonia y un hijo de este matrimonio, Alonso Ximenez de Zurita, primo hermano de Luis Daoiz, contrajo matrimonio el 10 de marzo de 1737 (30 años antes de que él naciese) en la Iglesia Mayor Prioral con una portuense, María Magdalena de Larrea Verdugo, de padre y abuelo natural de El Puerto, asimismo. Los cinco hijos de este matrimonio, nietos de su tía Elvira, también nacieron en El Puerto de Santa María, destacando como militares de la Armada dos de ellos: Gaspar y José Ximenez de Zurita y Larrea, ambos capitanes de Navíos.

En la ilustración, Fernando Villálón, dibujado por David Padilla.

Su hermana Rosario obtuvo todos los premios y prebendas que le concedieron a título póstumo (aunque a la madre le negaron en los primeros meses la paga del Montepío) entre ellos el título de I Condesa de Daoiz. Casó con Andrés Villalón Aullón. Los descendientes de su hijo Jerónimo Villalón Daoiz convirtieron en compuesto su primer apellido, añadiéndole el segundo paterno –“Villalón-Daoiz”- y su biznieto Fernando Villalón-Daoiz, el ganadero poeta, como es bien conocido, estudió en el colegio jesuita de nuestra ciudad, coincidiendo con Juan Ramón Jiménez. (Texto: Antonio Gutiérrez Ruiz. A.C. PUERTOGUÍA).

Un comentario en “1.723. LUIS DAOIZ Y TORRES. La conexión portuense de este héroe de la Guerra de la Independencia.

Deja un comentario