2.821. José Marroquín Roldán. Los 90 años del Carpintero de Ribera.

josemarroquinroldan_puertosantamaria

Posiblemente, a sus 90 años, José Marroquín Roldán, conocido cariñosamente como ‘Marro’ sea el decano de los carpinteros de ribera de nuestro litoral. Entre los puentes de ferrocarril y el de San Alejandro, en la ribera del río existía un varadero importante, el Varadero Pastrana, con nótula propia en Gente del Puerto, donde un grupo de personas realizaban una magnífica labor haciendo todos los trabajos de los carpinteros de ribera y el calafateado de los barcos. /En la imagen, José Marroquín Roldán, en la actualidad, en su casa de la Barriada de la Playa.

Marro, en una conversación que mantuvimos días pasados sobre el varadero y su trayectoria profesional, recordó con nostalgia aquellos tiempos, el olor a madera, el ruido que producía la serradora cuando cortaban los troncos de aquellos enormes pinos, y su oficio en la construcción artesanal de embarcaciones de madera y como sellaban la aberturas de las tablas del casco colocando pabilo de algodón trenzado, con mazo y herramienta de calafateo, resaltando, el ir y venir de los barcos, entre ellos, “Leonor”, “José y Leonor”, y “Pastrana Guzmán” y de sus armadores los hermanos Pastrana, Antonio y José, conocido por “El Chico” y de sus socios los hermanos Vicente y Cristóbal Guzmán Martí, nacidos en Vinaroz, que formaron parte de la colonia procedente de la comunidad Valenciana en nuestra ciudad.

Varadero-Pastrana-puertosantamaria

El Varadero Pastrana, cuando estaba en todo su apogeo.

Sin olvidar, la buena armonía existente entre la marinería portuense y los carpinteros de ribera. Haciendo mención especial a mis hermanos, Vicente, Rafael y Manolo, como buenos pescadores y conocedores de la importancia que tenía la reparación en el varadero para la seguridad en alta mar de las embarcaciones que gobernaban, así como a su hermano Antonio y a Francisco Ojeda Neto, extraordinarios carpinteros de ribera. Su compañero Francisco, vivía en la Casa de los Balcones, en la Plaza del Castillo. Entristeciendo porque ninguno está ya entre nosotros, como ocurre con otros trabajadores del varadero y de la marinería.

A los ocho años ya era aprendiz de carpintero de ribera y calafateador con los hermanos Neto, gremio familiar dedicados a la reparación y construcción de barcos que tenía sus talleres en el Callejón de Aguado, entre la Avenida de la Bajamar y la Plaza del Polvorista.

Luego a la edad de 12 años, estuvo con Paco Neto, en Puerto Escondido, en plena Ribera del Rio, cerca de la Plaza de la Herrería, donde construyeron un barco para Juan Gavala y Laborde, Ingeniero de Mina e ilustre personaje, aparece con nótula propia en Gente del Puerto, que tiene una plaza con su nombre, situada en pleno centro histórico, junto a la Iglesia Mayor Prioral, hoy Basílica Menor Nuestra Señora de los Milagros.

cadiz-explosion3--

Imagen de la Explosión de Cádiz. 18 de agosto de 1947.

Con 16 años, con unos conocimientos idóneos adquiridos desde su infancia y baqueteado en la profesión, entra a formar parte de la plantilla de carpinteros de ribera y calafateadores en el Varadero de Pastrana, donde dedica todos sus conocimientos hasta su jubilación, destacando su servicio militar, porque se salvó de una muerte segura un lunes 18 de agosto de 1947, cuando se produce la explosión de un polvorín de la Armada en Cádiz, donde estaba destinado.

Aquella noche, la conocida como de la Explosión de Cádiz, cuando se tiñó el cielo de un rojo intenso sobre la bahía de Cádiz, escuchándose una ensordecedora explosión que causó numerosas muertes y destruyó viviendas se encontraba “Marro” en El Puerto, en el Cinema España, situado por aquel entonces en el Parque Calderón, viendo la película  “Las rocas blancas de Dover”, desde donde vio el fogonazo y escuchó la explosión, incorporándose de inmediato a su base a través del Vapor Adriano de la familia Fernández San Juan, aparece con nótula propia en Gente del Puerto  apoyando al Grupo de Intervención y Rescate.

marro_familia_varadero_puertosantamaria

En el Varadero de Pastrana, en la zona llamada del Corribolo, los hermanos Marroquín, Antonio y José, algunos de sus hijos, compañeros aprendices y carpinteros de ribera.

Durante los años 1950 y 1951, el Varadero de Pastrana es contratado en tareas de conservación y mantenimientos de barcos almadraberos en Sancti Petri, donde se traslada a trabajar “Marro” y permanece con su familia residiendo en el poblado marinero. Siente nostalgia por los pescadores de Ayamonte y de Isla Cristina, los cuales, en aquellos años se dedicaban a la pesca del atún.

Explica que por aquellas fechas, el trasiego de tripulantes era incesante y 300 personas relacionadas con la almadraba vivían en el poblado durante temporadas de 9 meses. Tenía colegios, una iglesia, un ATS, luz eléctrica y no se siente satisfecho al ver como a mediados de Julio de 2008, las estructuras del poblado marinero prácticamente desaparecieron, tan solo se salvaron de la excavadora y de la pala varias casas y la Iglesia, yéndose todo al traste.

marro_moto_varadero_puertosantamaria

José Marroquín Roldán, en el Varadero de Pastrana, en una moto de la época, con uno de sus hijos

Han acabado con la historia, insiste ”Marro” y dicen los políticos que para convertirlo en un espacio para el turismo y ocio, pero está seguro que al final levantarán un complejo turístico en el poblado marinero, lugar que debió el Gobierno de España y el de la Junta de Andalucía declararlo Bien de Interés Cultural, solucionando la problemática existente en torno al poblado marinero, restaurándolo y construyéndole un puerto pesquero, insistiendo en que no se pierda la raíz de lo que fue el poblado marinero.

Aún queda por decir que “Marro” fue socorrista en las tres playas, La Puntilla, Valdelagrana y Fuenterrabía, durante la época de los barqueros, aparecen con nótula propia en Gente del Puerto  que, desde primeras hora de la mañana, trasladaban a los veraneantes de una playa a otra, yendo y viniendo constantemente desde esta Banda, Playa de la Puntilla, hasta la otra Banda, Playa de Valdelagrana.

marroquin_socorrista_puertosantamaria

'Marro' de socorrista en la playa de La Puntilla.

Como les ocurría a los barqueros, que fueron pescadores que aprovechando la temporada de verano desembarcaban y ganaban unas pesetas que la mar no les proporcionaba, “Marro” también, en los veranos a finales de los años 50 y principios de los años sesenta del siglo pasado, al existir menos faena de trabajo en el varadero, ganaba unas pesetas como socorrista que venía que ni pintada para la economía familiar.

Sus conocimientos de socorrista les valió y mucho para salvar a su sobrino José Luis de ahogarse en el río Guadalete. Su sobrino José Luis, lo relata de la siguiente manera: “Tuve un percance, tendría yo unos tres añitos; me fui a jugar con mi prima Antonia; nos montamos en una patera y, mira por donde, me caí al agua y menos mal por mi tío Marroquín que fue el que me sacó”. También salvó a su sobrina Antoñita, fue río arriba, cerca de Jerez, en la zona conocida de la Corta. Hace poco días que se lo recordaba, comentándole Antoñita que vivía gracias a su tío “Marro”. Tenía 9 años cuando le salvó la vida.

Marroquin-y-el-tambucho_puertosantamaria

El personal del Varadero Pastrana, arreglando una avería importante en la proa de un pesquero de la flota portuense. La fotografía está tomada a mediados de los años sesenta del siglo pasado, junto al antiguo surtidor de gas-oíl. Se ve la fachada de la desaparecida Ayudantía Militar de Marina. El barco abarloado al pesquero en reparación es el del práctico de puerto, José Cardona, donde se encuentran Paco Calle Posada y Fernando Biensoba Otero, conocidos ambos, como ayudantes del práctico de puerto. Se ve a Marroquín en el tambucho del barco en plena faena.

marroquin_tapaderegala_puertosantamaria

Apoyado sobre la tapa de regala de la embarcación, los carpinteros de ribera Emilio Crespo Güelfo, José María García Pastor y José Marroquín Roldán.

En lo anecdótico hace referencia a Antonio Muñoz Cuenca, “Muñoli”, aparece con nótula en Gente del Puerto que nos dejó en las Navidades del pasado año, dice que cuando fue invitado al programa sobre oficios antiguos que emitía la desaparecida televisión de los portuenses Tele Puerto y que dirigía el recordado maestro de escuela, llevó las herramientas empleadas durante su trayectoria profesional como carpintero de ribera y, como suele suceder en la televisión, se quedó corto el programa, quedando el barco a medio construir, es decir las explicaciones y enseñanzas que daba a los telespectadores, de tal manera, que le dijo a “Muñoli”: “--Vamos a necesitar diez programas para que el barco pueda navegar… “

Marroquin-varadero_ninos_puertosantamaria

En plena faena en el Varadero de Pastrana, construyendo el barco denominado “El Portal”, a la izquierda Manuel Fuentes Vélez, “Mahogo” con Antonio Marroquín Marchena, en el centro José Marroquín Roldán, con su hijo Juan Manuel Marroquín Marchena que nació en el mismo varadero, en la zona conocida como Corribolo, sentada sobre el tablado Carmen Marroquín Marchena y a la derecha dos aprendices del varadero, a mediados de los años 50 del siglo pasado.

Refiere también lo ocurrido al principios del pasado mes de abril, cuando las cámaras del programa de Telecinco “Sálvame”, acudió a El Puerto a entrevistar a su nieto Alejandro, aparece con nótula propia en Gente del Puerto  tras abandonar Gran Hermano VIP, por motivos familiares,

La entrevista se llevó a cabo próximo a la vivienda de la calle Juan López Chorro, de la Barriada de la Playa, donde vive con sus padres Julio y Maribel y su hermana Ana, una campeona y estupenda jugadora de Voleibol. Pero resulta que cuando ”Marro” se percató a través de la televisión que salía su calle, ya que la vivienda suya se encuentra enfrente de la de su nieto, se levantó como un resorte, saliendo apresuradamente y cuando vio la aglomeración de personas que rodeaban a su nieto y las cámaras de televisión, se acercó al periodista, diciéndole que era abuelo de Alejandro y ·cuidado con hacerle daño a mi nieto”. Genio y figura. La verdad es que no habla mal de nadie, incluso ni de los errores cometidos por los colaboradores televisivos sobre su nieto Alejandro, concursante de Gran hermano VIP, pues opina que es de humano equivocarse.

josemarroquin_adriano1_puertosantamaria

En el Adriano 1º, reparándolo en el Varadero de Pastrana, José Marroquín Roldán, Manuel Fuentes Vélez, “Mahogo” y Emilio Crespo Güelfo.

Su médico de familia, conociendo su profesión como carpintero de ribera y calafateador, le dice, animándole y cariñosamente, que cuando va a reparar el Vapor de El Puerto.

vapor_manuelhernandezlafuente_puertosantamaria

El Vapor Adriano III en la actualidad. /Foto: Manuel Hernández Lafuente.

A “Marro” se le puede ver todas las mañanas paseando por la Avenida de la Bajamar, próximo a su casa de la Barriada de la Playa, comentando a sus amigos y a los más jóvenes los buenos años de pesca de la flota portuense, de su vida profesional en el Varadero de Pastrana, así como que ahora la localidad se ha quedado prácticamente sin uno de los principales recursos económicos, la actividad pesquera

Y entristece por la pérdida hace año y medio de su compañera de toda la vida, Carmen Marchena Jaén, buena esposa y mejor madre, resaltando su entereza y humildad y, sobre todo, la grandeza encomiable de su buen hacer y de su resignación, ante los avatares de la vida, como le ocurrió a ambos en el año 2006, con la prematura perdida de su yerno José Luis Rojas Espino, padre de sus nietos José Luis y David, esposo que fue de su hija Manuela, al que la familia recuerda en cada momento porque era una persona excepcional.

Destacando también que en la actualidad vive rodeados del calor de sus hijos, Antonio, Carmen, Juan Manuel, Manuela, Mila, Miguel Ángel y Maribel, y de sus nietos y biznietos.

marroquin_casetapsoe_puertosantamaria

José Marroquín Roldán, su familia, su cuñada Carmen Pastrana Ortiz, hijos y nietos, con el entonces candidato socialista a la alcaldía, Ignacio García de Quirós, en el Real de la Feria de mayo de 2011, en la Caseta del Pueblo, momentos después de recibir Rosa de Plata, en la modalidad de oficio tradicional, como carpintero de ribera y calafateador.

Conoce a casi todas las familias de la Barriada de la Playa y recuerda a sus vecinos de la Plaza de la Herrería, donde nació, Calle Albareda, Ribera del Rio y Corribolo, donde vivió con su esposa antes de establecerse a finales de los años cincuenta del siglo pasado en su domicilio actual de la Barriada de la Playa, por eso mientras pueda moverse continuará dando sus paseos por la Bajamar y calle Luna.

marro_90-aniversario_puertosantamaria

José Marroquín Roldan, el pasado 6 de enero, celebrado su 90 cumpleaños.

A José Marroquín Roldán, “Marro”, a quien el pueblo quiere y respeta porque es muy buena persona, el mejor homenaje que se le puede hacer es que las autoridades locales reconozcan públicamente la labor del Varadero Pastrana y de sus trabajadores, de los que viven, Francisco García Ullen, Manuel Pérez, Javier Benítez Barco, ‘El Momo’, hijo de Manolo ‘de la Isla’ y, por supuesto, a su gran amigo, Manuel Fuentes Vélez,’Mahogo’, así como a la familia Pastrana y a los compañeros que se fueron. A todos, aprendices, mecánicos, calafateadores y carpinteros de ribera, por su contribución al esplendor y al mantenimiento de la flota portuense

Marroquin-con-su-nieta-Ana-puertosantamaria

Marroquín, con su nieta Ana Nieto Marroquín, brillante jugadora de voleibol que ha tenido una destacada actuación en el Campeonato de Andalucía de cadete, celebrado la pasada semana en la ciudad onubense de Cartaya, a quien agradecemos su colaboración en el archivo fotográfico que ilustra esta nótula.

José Marroquín Roldán, mi admirado ‘Marro’, quiere agradecer a Gente del Puerto, la labor del salvar del olvido cosas y personajes de El Puerto que, en su día, fueron importantes y entrañables, de la misma manera que lo hiciera en julio de 2010, José Antonio Bravo Barrero, ingeniero portuario, casi toda su vida profesional al servicio de la Junta del Puerto, hoy Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, recientemente fallecido, a quien ‘Marro’ admiraba y apreciaba. /Texto: Antonio Carbonell.

4 comentarios en “2.821. José Marroquín Roldán. Los 90 años del Carpintero de Ribera.

  1. Mila

    Que emotivo relato dedicado al varadero de pastrana y a los carpinteros de rivera en especial a mi padre y a mi tio Jose y Antonio Marroquin Roldan muy buenas parsonas que nos inculcó tener una buena base y unos principio y saber respetar a los demas estamos muy orgullosos de mi padre y de mi tio ojala hubiese estado mi tio entre nosotros para poderlo haber disfrutado igual que mi padre lo esta disfrutando pero desde el cielo estara viendo ,y mi tia Carmen Pastrana Señora de mi tipo y mis primas estaran muy orgullosa de este relato tan emotivo ,muchas gracias Antonio Carbonel por todo

  2. Antonio Carbonell

    Ignacio, me comenta “Marro” que no trabajó en la carpintería del Polígono de las Salinas. Que estuvo allí varias veces, una de ellas, le pidió a su primo Miguel, una lámina de formica que necesitaba para un trabajillo en su casa. Se ha emocionado, recordando, a tu padre, a Pepe Pellicer y su primo Miguel, que se fueron hace algunos años. Un abrazo.

  3. IGNACIO

    Antonio Carbonell: sabes si trabajó Marro a mediados de los 80 en la Carpintería Portuense en el Polígono Las Salinas???

  4. Faly Pérez

    Emotivo reconocimiento a un oficio tradicional que forma parte del sector pesquero. De nuevo Gente del Puerto da vida a sectores y personajes que tanto les debe El Puerto. Enhorabuena Don José Marroquín Roldán..

Deja un comentario