Saltar al contenido

4.543. Rodríguez Losada y su legado de pinturas en El Puerto

José María Rodríguez de Losada, nombre artístico de José María Rodríguez de los Ríos y de Losada, pintor nacido en Sevilla en 1826. Estudió en la Escuela de BBAA hispalense y posteriormente en la Academia de San Fernando (Madrid).  Se estableció muy joven en El Puerto de Santa María, donde mantuvo una estancia prolongada, pintando para el Circulo Mercantil y para el Colegio de San Luis Gonzaga, así como para particulares. Existe una gran colección de cuadros en la Iglesia Mayor Prioral. Debido al mayor volumen de encargos desde Jerez, se acabó estableciendo en la vecina población, donde falleció en 1896 a los 70 años. | Fotografía de José María Rodríguez de Losada | Foto: Colección Miguel Castro.

| En la imagen, el cuarto por la izquierda, Rodríguez Losada con el hábito de Caballero de la Orden De Santiago, a quien gustaba retratarse en sus cuadros. Detalle del lienzo: "Entrega de las llaves de El Puerto a Alfonso X el sabio". 

1826
El año de su nacimiento llegaba a España el escritor Washintong Irving, autor de ‘Los Cuentos de la Alhambra’ quien dos años mas tarde, sería vecino de El Puerto de Santa María. La familia Malagamba y Vallarino, naturales de Génova, residían en El Puerto en 1826. Un precedente turístico fue la instalación de una barraca para la explotación de baños en la orilla de la ría del Guadalete, a la altura del actual Parque Calderón, gestionada por Juan Grimazana.  El Bar Apolo, se llamaba Café Apolo aquel año, que era propiedad de Juan Ladrón. Se funda la bodega Manuel P.F. Lobo.

| Ilustración de una granja de El Puerto de Santa María (22 x 29 cms), que ilustra la obra 'Viaje Pintoresco en España, en Portugal y en el Sur de la Costa de África, de Tánger a Tetuán' de Isidore Justin Severin Taylor. | 1826.

Rodríguez Losada fue bautizado en la iglesia del Omnium Sanctorum el 20 de Julio de dicho año en Sevilla. Desconocemos quién lo inició en el camino del arte, pero con posterioridad se formó en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla, ampliando sus estudios en la Academia de San Fernando de Madrid. 

| Autorretrato de Rodríguez Locada de joven. | Colección Miguel Castro.

Fue el prototipo de pintor romántico. Su personalidad tan particular, tan diferente, caló entre sus coetáneos que lo aceptaron con respeto y admiración. Su aspecto era parecido a un militar de alto rango. Parecía más un general romántico de pronunciamientos decimonónicos que un pintor. Hombre fuerte y de envergadura, de frente espaciosa, nariz aguileña y largo bigote y perilla. Según nos describe Antonio Méndez Casal, en cuyos datos basamos esta biografía (1), era un hombre muy educado y respetuoso, tanto que “un saludo de Losada parecía un saludo de un rey”. Era ceremonioso al caminar y en sus ademanes, teatral en sus gestos. Destacaba por su elegancia, vestía muy bien y se adornaba con lujosos pañuelos y bastones.

| Escudo nobiliario de Rodríguez Losada | Foto: Colección Miguel Castro.

A esta peculiar forma de ser hay que unir su pasado noble. Era un aristócrata venido a menos, con escasos recursos económicos. Poseía los títulos de Caballero del Santo Sepulcro y Caballero de Santiago. Gustaba vanagloriarse de su pasado noble y se vestía con el hábito del Santo Sepulcro todos los Viernes Santos para acompañar a la hermandad jerezana del Santo Entierro. […] Persona culta y por ello fue nombrado Académico de la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando de Madrid.

| Retrato de Francisco Javier de Winthuysen, en uniforme de gala, del que es autor Rodriguez Losada, cuyo original forma parte de los fondos del Museo de Bellas Artes de Sevilla | Reproducción por cortesía de la Winthuysen Foundation, Inc.

El Puerto de Santa María
Tras un periodo de estancia en Córdoba, en donde pintó una serie de pintura histórica para el “Circulo de la Amistad”, se estableció, aún muy joven, en el Puerto de Santa María. Allí se casó con Dolores de Santiesteban Chamorro Sandoval de Villa Escusa, con quién tuvo cinco hijos: José María, Carlota Margarita, Julio César, Fernando Gonzalo y Alfonso Pedro, todos ellos caballeros de San Juan. De ellos, José María, Julio y Alfonso también fueron pintores y probablemente le ayudasen en sus trabajos, por lo que no se puede descartar que su obra pueda catalogarse, en algunos momentos de su trayectoria pictórica, como “de escuela”. 

Su hijo primogénito, José María, llegó a ser profesor de la Escuela de Bellas Artes de Córdoba e incluso llegó a vender un cuadro al rey Alfonso XII. Julio fue profesor del natural y del antiguo en la Academia jerezana de Santo Domingo entre 1882 y 1884. Alfonso perteneció a la comisión de Bellas Artes del Ateneo Artístico, Científico y Literario jerezano el año de su fundación en 1897, lo que denota también su preparación en materia artística. 

| Dolorosa situada en la nave de la Patrona, sobre la puerta de acceso a dicha capilla.

Tras una estancia prolongada en El Puerto de Santa María, nuestro pintor vivió durante algún tiempo en Cádiz mientras finalizaba unos encargos. En El Puerto realizó obras para el Circulo Mercantil y para el Colegio de San Luis Gonzaga. Debido a los mayores encargos que recibía desde Jerez se estableció en torno a 1865 en esta ciudad, hasta su muerte en 1896. Tuvo su estudio primeramente en la calle Porvera, y después de forma definitiva, en la calle Visitación, donde estableció casa y estudio pictórico. 

Obra desigual
Rodríguez de Losada ha sido duramente criticado por la irregularidad que muestran sus obras. Las circunstancias materiales de su vida —la amplia familia que debía mantener— le hicieron pintar muchísimo y vender muy barato con el objeto de que no le faltase de nada a los suyos. De este hecho deriva una gran irregularidad en sus obras, alternando los buenos cuadros, fruto de un espíritu sosegado y una obra bien meditada, con cuadros peor ejecutados, derivados de la rapidez en su realización motivado por sus necesidades económicas. De los cuadros que pintaba de forma reflexionada elaboraba anteriormente bocetos, muchos de los cuales también después vendía o regalaba. 

Otra explicación a la desigualdad de su obra pudiera deberse al hecho de que algunos de sus hijos también pintores participaran en la realización de algunos de sus cuadros, que él después aprobaba y firmaba. Él mismo llamaba a muchas de sus obras “cuadros de almuerzo”. 

| “Crucificado” de Rodríguez de Losada. Realizó muchos crucificados de este porte, que él mismo denominaba como “cuadros de almuerzo”. Lo pintó, con 39 años, en 1865 | Antedespacho del Archivo de la Iglesia Mayor Prioral.

Incluso llegó a pintar cuadros prácticamente en serie como los 30 crucificados del mismo porte, de influencias zurbaranescas, que llegó a vender en una Semana Santa en la tienda de antigüedades y objetos de arte de D. Francisco Casas Pellicer. La validez de sus obras, por este motivo, ha sido tradicionalmente cuestionada y quizá no se ha valorado al pintor en su exacta dimensión (2). 

Su facilidad y rapidez en pintar los cuadros causaba gran admiración entre sus coetáneos. Era uno de los máximos exponentes de la técnica denominada por Méndez Casal y De la Banda y Vargas como el “fa presto”. En el siglo XIX, en el que la pintura sale del estudio a los espacios abiertos, se empieza a valorar mas directamente la labor artística, y sobre todo, la rapidez de ejecución de las obras. 

Cultivó todos los temas de la época. Pintó numerosos cuadros religiosos, históricos, custumbristas y retratos. En menor medida también realizó bodegones, paisajes, cuadros de flores, escenas de tauromaquia, cuadros de temática realista social con sentido de denuncia y cuadros simbólicos. Gustaba de la pintura de desnudos, pero se encontró con la dificultad de encontrar modelos que posaran, por lo que tuvo que contratar a prostitutas para realizarlos, como a las hermanas ‘Meanas’- de Jerez. 

Pintura histórica

| Entrega de las llaves de El Puerto a Alfonso X el sabio (376 x 320 cm). Este cuadro ha sido restaurado en 2009-2010 por un equipo de restauradores dirigidos por José Ramón Villar. Rodríguez de Losada tiene el atrevimiento de auto retratarse detrás del rey, vestido con una cruz de Santiago. | Iglesia Mayor Prioral.

Realizó pintura histórica con notable éxito. Es, quizás, su pintura más valorada. En este tipo de obras, generalmente de gran tamaño, se constata su sabiduría respecto a los asuntos históricos que representaba, para los que se documentaba al máximo antes de su realización. Uno de sus cuadros de historia, ‘La decapitación de Don Álvaro de Luna’, fue adquirido por el Senado español cuando el artista ya había fallecido por 5.000 pesetas, perteneciendo actualmente a los fondos de esta cámara en Madrid. 

Otros cuadros de sus pinturas de historia son el retrato de caballero de la orden de Santiago (Hotel Duques de Medinaceli), así como varios existentes en diferentes domicilios particulares.

| Dorso del lienzo del 'Crucificado' que reproducimos más arriba, fechado en 1865.

Rodríguez de Losada solía firmar y fechar sus obras, muchas de las cuales poseen dedicatorias o comentarios explicativos. Gustaba de autorretratarse en los cuadros y muchas veces utilizó como modelos a sus propios hijos. El tema de la muerte y la representación de alegorías al respecto, fue una temática muy tratada por el autor.

| San Francisco Javier y San Sebastián, co patronos de El Puerto de Santa María, expuestos en la nave del Sagrario, sobre la puerta de acceso a dicha capilla.

Pintura religiosa en El Puerto
En cuanto a la pintura religiosa, numerosos Cristos crucificados, (de estilo zurbaranesco), los apóstoles que se encuentran en recopilados en la Capilla De San Pedro de la Iglesia Mayor Prioral, una Dolorosa, el cuadro ‘Muertes de las santas Justa y Rufina’ (Castillo de San Marcos) y otros.




| Los doce apóstoles, recopilados y expuestos en la Capilla De San Pedro, junto a la Sacristía de la Iglesia Mayor Prioral.

Premios
Rodríguez de Losada fue premiado en varias de las exposiciones a las que concurrió. Obtuvo un primer premio en la exposición de la sociedad económica de Sevilla en 1849 y una medalla de plata en la exposición de 1858 en la misma localidad. Alcanzó medalla de oro, máximo premio, en la exposiciones de Cádiz de 1854, 1856 y 1862 y medalla de plata en la de 1879. En esta última presentó los cuadros titulados Un drama a principios del siglo XIX, que tasó en 2.500 pesetas y Agrupación de objetos antiguos. (3)  Fue muy alabado en las exposiciones en la redacción del semanario gaditano El Globo en Octubre de 1882.  (4) Se presentó a las tres exposiciones organizada por la sociedad económica jerezana en el siglo XIX. Obtuvo medalla de oro y cinco menciones honoríficas en la exposición de la Sociedad Económica de Jerez en 1858 y medalla de plata y recompensa de mil reales en la de 1862. También obtuvo una mención honorífica en la Exposición Nacional de 1866. 

| Sagrado Corazón | Capilla de San Pedro.

Falleció el 2 de Abril de 1896 —Viernes santo, tan representativo para él por ser el día que acompañaba a la cofradía del Santo Entierro jerezana— a los 70 años de edad, debido a una neumonía, en su casa de la calle Visitación núm. 9 de Jerez. Fue enterrado, vestido con el hábito del Santo Sepulcro, en el panteón de su propiedad dentro del cementerio jerezano. (5) 

| Texto: Jesús Caballero Ragel. Doctor en Arte y Humanidades. | Extracto de su trabajo ‘EL PINTOR JOSÉ MARÍA RODRÍGUEZ DE LOSADA (Sevilla, 1826- Jerez, 1896)’ 

| Nuestro agradecimiento al párroco de la Basílica Menor, Antonio Sebastián Sabido y al diácono permanente, Juan Luis Izquierdo, así como a Miguel Castro Hernández, descendiente del pintor, por las facilidades dadas para la obtención del material gráfico que ilustra esta nótula.

-------------------------------------------------------------------------------------

NOTAS
1. MÉNDEZ CASAL, Antonio: El pintor Losada en Revista Raza Española, Año IV, no 41, Mayo de 1922, pp.47 a 72. 

2. El Marqués de Lozoya en el tomo V de su Historia del arte hispánico (p.294) se refiere a Rodríguez de Losada de esta forma ambigua: Cultivó casi exclusivamente el tema histórico falseándolo todo: la indumentaria, el color, el ambiente, la luz. Fue pintor fácil y fecundísimo...En sus cuadros religiosos quiere recordar la tradición de Ribera. (Marqués de Lozoya: Historia del arte hispánico, tomo V, Barcelona, Salvat S.A., 1949). 

3. Catálogo de los objetos expuestos en la Exposición Regional de Cádiz de 1879, Cádiz, Editorial e Imprenta de F. De P. Jordán, 1879, conservado en el tomo no 140 de la sección “Folletos Varios” de la Biblioteca Municipal de Jerez. 

4. Semanario Asta Regia no 145 de 30 de Octubre de 1882.
5. Archivo Municipal de Jerez de la Frontera, Cementerio, tomo 252, p.11 vuelto. 

4 comentarios en “4.543. Rodríguez Losada y su legado de pinturas en El Puerto

  1. jesús suárez ávila

    En mi familia se conservan dos magníficos Losada que compró mi abuelo Juan Ávila al pintor . Son "pendant", es decir, pareja o collera y representan a dos ancianos magistralmente pintados cuyo estilo recuerda mucho a Ribera el "Spagnoletto". Esta página no permite adjuntar imágenes.

  2. Fernando

    Hola Miguel. Si puede, comparta su correo electrónico y le envío una imagen de una obra suya que tenemos en la familia. Un saludo

    pd: adjunto mi correo por si quiere contactarme directamente. fer1perezperez@gmail.com

  3. Miguel Castro

    Soy descendiente directo de Losada, mi tatarabuelo por la línea descendente de su hijo Fernando Gonzalo y solo quiero confirmar, por tradición familiar y documental, la veracidad de lo aqui reseñado.
    En mi poder obran las Ejecutorias de Nobleza de la Chancilleria de Granada; su propia genealogía auto gráfica ; varios cuadros de carácter naturalista ; su autorretrato que fue copiado por su primogénito en el conocido cuadro de la entrega de llaves del frontal de entrada a la capilla de la Patrona; y el escudo de armas.
    Todo ello lo pongo a disposición del que este interesados , mediante oportuno Whatsap .
    Por cierto, todos sus hijos nacieron en El Puerto, incluida su única hija que no se menciona

  4. José Luis Lojo Lozano

    Muchos de los cuadros de la Iglesia Mayor han sido restaurados por el equipo de restauración la Academia de Bellas Artes de Santa Cecilia de esta ciudad

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido