Saltar al contenido

4.673. Rafael Muñoz Bellvís, Falele. Un sacerdote comprometido (y II)

Rafael Muñoz Bellvís, Falele, ha fallecido recientemente a causa de la covid-19 con 73 años. Había salido de El Puerto de Santa María con 18 años de edad camino del seminario en Sevilla, donde ha ejercido toda su función sacerdotal con una dedicación ejemplar a los marginados y los más desfavorecidos. A pesar de la distancia, siempre ejerció de portuense y mantuvo, también siempre, el contacto con su familia, amigos y conocidos en la Ciudad. Por ello, su pérdida ha producido un hondo pesar entre quienes lo conocieron en El Puerto.

Nació en el año 1947 en el número 29 de la calle Palacios, fruto del matrimonio entre Manuel Muñoz Rodríguez y María Soledad Belllvís Marín, en la casa donde su padre tenía la conocida Papelería Portuense.

997. MANUEL MUÑOZ RODRÍGUEZ. Decano de la distribución de la prensa .

 

Su familia muy conocida en El Puerto estaba compuesta por cinco hermanos más: Milagros (+) que vivió en Córdoba, Marisol y Manolo que juntos regentaron la cuarta generación de la Papelería Portuense hasta su cierre, Marisa que vive en Sevilla, y Luís que vive en Salamanca

| Falele Muñoz con sus padres bendiciendo el local de la Papelería Portuense durante su inauguración el 13 de diciembre de 1981

Después de un breve paso por el colegio de las Carmelitas y de la Pescadería completó el bachiller en el colegio San Luís Gonzaga, de los Jesuitas. De entonces le vienen algunos de sus mejores amigos: Manolo Gil Insúa y Manolo Ojeda Lores.

| De izquierda a derecha, Falele Muñoz Bellvís, Manolo Gil Insua, Manolo Ojeda Lores, May Terol, José Antonio Márquez Carrascosa y Luis Merello Govantes

Fue siempre un estudiante esforzado, responsable y ejemplar y además destacó por sus dotes deportivas y de liderazgo. Excelente futbolista por la banda izquierda con una zurda de oro que protegía el balón como nadie; siguió practicando este deporte en el seminario y llegó a jugar en el CF Écija (Sevilla). Además, tenía una personalidad muy acusada que arrastraba a los compañeros de clase. Por esa razón, el Padre Aldama, en aquel tiempo Jefe de Estudios del colegio San Luis Gonzaga, le pidió que participara en la organización de la unidad de los Boy Scouts en el colegio junto a su compañero e íntimo amigo José Antonio Márquez Carrascosa. Fueron los primeros jefes de tropa, culminando en el año 1964 como primera unidad de la provincia de Cádiz.

| Campamento de boy scouts en Benamohoma. Año 1964. Falele Muñoz y José Antonio Márquez Carrascosa segundo y tercero por la derecha fila superior

Falele podría haber sido un niño bien de El Puerto con su estilo elegante, deportista, jovial y atractivo con buena planta que tanto cautivaba a las chicas. Pero renunció a serlo porque estaba más interesado por los valores cristianos y por su dedicación a la gente sencilla y necesitada.

Seminario y ordenación
En 1965 se fue al seminario de Umbrete donde coincide con sus amigos Rafael Hernández Hernández y el portuense Luis Merello Govantes con los que mantuvo siempre el contacto y la amistad.

3.128. Luis Javier Merello Govantes. El Cura de Los Palacios.

Posteriormente continuó su formación teológica en el seminario de San Telmo, hoy sede de la Junta de Andalucía. Falele conoció en el seminario diversos modos de ser sacerdote: obrero, pastor, intelectual, levita de misa y sacristía, de púlpito subversivo, de triduo y otras propuestas. A ninguna de estas maneras se adhirió Falele y a todas las trató de comprender y respetar, pero siempre desde su particular criterio: cuál sería la opción que le pedía Jesucristo, su Maestro, o como Falele lo llamaba: "Él, El Único".

Pero Falele no tenía prisa por ordenarse porque quería estar seguro de su vocación y tenerla bien meditada, por lo que vivió durante varios años en un piso después de terminar sus estudios en San Telmo. Falele no quería llegar a cobrar nunca del altar y de esa forma tener total libertad de opinión y movimiento.

Trabajos: camionero emigrante, repartidor de Cruzcampo, auxiliar de laboratorio
Por eso empezó pronto a trabajar para ganarse la vida en puestos donde podría estar más cerca de los más necesitados. Para comenzar se fue a Alemania a trabajar de camionero sin hablar alemán. Después trabajó en la Central Lechera de Sevilla y de repartidor de la fábrica de cervezas Cruzcampo antes de ordenarse en 1981, con más de 33 años.

La ordenación se realizó en la catedral de Sevilla y la llevó a cabo el cardenal Bueno Monreal con el que siempre tuvo muy buena relación. Como curiosidad, el cardenal le preguntó si para la ordenación se iba a afeitar la larga barba que siempre le adornaba, a lo que él le contestó que no podía “--por prescripción médica”, no pudiendo ninguno de los dos aguantar la risa. Después de su ordenación opositó a auxiliar de laboratorio en el Ministerio de Obras Públicas, puesto en el que se mantuvo hasta su jubilación anticipada por enfermedad.

Función pastoral
Inicialmente, fue destinado a la parroquia sevillana de Nuestra Señora del Águila en la barriada de Palmete, y de ahí pasó a la de Nuestra Señora de Lourdes. En este tiempo, junto con Emilio Manuel Sedano, puso en marcha Caritas en la parroquia, así como una guardería en el asentamiento chabolista del Vacie, en unos locales del hogar Virgen de los Reyes. Como quedaba un poco lejos consiguió un furgón para llevar y traer los niños. En este tiempo Concha Sayago colaboró con Falele dando clases a los jóvenes en la parroquia. Posteriormente fue destinado a la parroquia de la Resurrección del Señor. Todas estas parroquias estaban en barrios donde la delincuencia y la droga eran moneda corriente. Durante un tiempo también ejerció como sacerdote penitenciario en la prisión de Sevilla 1. En esa época, Falele organizó una cooperativa para dar trabajo a los expresidiarios que al salir de prisión quedaban tan libres como desorientados.

Sin vacaciones
Falele no tomaba vacaciones pastorales nunca. Utilizaba sus vacaciones laborales para asistir en Granada a una colonia veraniega llamada Lestonnac de la Compañía de María

| Falele Muñoz con grupo de chicos de la colonia Lestonnac

Como anécdota, Falele aprovechaba esos veranos para afeitarse, cosa que no volvía a hacer hasta el verano siguiente. También mantuvo estrechos contactos pastorales con la comunidad de Vedruna de las hermanas Carmelitas.

Un cura raro y marginal en la industria de la Fe
Entre algunos de sus compañeros sacerdotes no tenía buen predicamento porque tarde o temprano Falele les cuestionaba la tibieza de su compromiso y el reducido sentido evangélico de su comportamiento. Como Jesús, fue considerado ‘raro’ por parte de la industria de la fe, molesto e ingobernable para parte de la jerarquía clerical, y cristiano ‘marginal, como lo fue Jesús para la casta sacerdotal judía de su tiempo.

Por ello, su relación con la organización eclesiástica era distante, coherente con su modo de seguir al de Nazaret, aunque con las personas individuales la relación dependía de la valía y compromiso de cada persona. Por ejemplo, tuvo muy buena relación con el cardenal Carlos Amigo Vallejo, contacto que mantuvo después de su retirada del arzobispado de Sevilla, y por ello estuvo llamando mientras estuvo ingresado en el hospital para interesarse por su salud hasta su fallecimiento. 

Un perfil de indiscutible calidad humana
Hombre fuerte en su físico y en su corazón, humilde donde los haya, su mano derecha nunca sabía lo que hacía la izquierda. Diligente, siempre dispuesto a hacer lo que hubiere que hacer con tal de ayudar a quien lo necesitase.

Su disponibilidad era total, sin ataduras, sin limitaciones y sin horario, hasta que la edad y la salud comenzaron a mermar su vitalidad. No obstante, su compromiso con la gente, con la difusión de la Palabra de Dios se mantuvo siempre.

Falele era un gran ser humano, buen hombre, genial amigo, coherente hasta hacerse daño, próximo a quien llegara en busca de calor y compañía, sensible a la debilidad de los otros.

Para cualquier necesidad que se presentaba en su parroquia, buscaba el dinero donde fuera preciso. No se sabe de dónde lo sacaba. Falele tenía muchos contactos y también estaba su familia a la que seguro que pidió ayuda en numerosas ocasiones.

Reacio a asistir a las fiestas, incluso a las organizadas por su propia familia. A los jolgorios acudía a veces casi a la fuerza y era el primero en irse. Pero, cuando había una necesidad que atender, una ayuda que prestar o una tristeza que consolar era el primero en llegar y el último en marcharse.

| El cura Rafael Muñoz casó en El Puerto a Inmaculada Gómez Benítez (antigua vecina y gran amiga) y a Juan Ortega Álvaro. Año 1989

Aprovechaba cualquier ocasión para venir a El Puerto a visitar a su familia y a sus amigos y conocidos a los que casó muchos de sus hijos

A pesar de parecer serio a primera vista, era socarrón y bromista y un gran amante del Carnaval de Cádiz, que seguía todo cuanto podía. Era un virtuoso con el pito de carnaval y tenía una gran colección de las mejores grabaciones de comparsas y chirigotas, especialmente las de nuestra Ciudad

Y llega la pandemia
Cuando llegó la pandemia del covid-19, Falele siguió al servicio de todos, lo que facilitó que se contagiara. Rafael falleció en la madrugada del 22 de febrero en la UCl del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla. Fue uno de esos héroes anónimos que hacen que la vida merezca la pena. Un hombre de profunda espiritualidad que ejercía su función pastoral predicando con su vida. | Texto: Juan Gómez Benítez | Datos, documentación y fotografías: Manuel Muñoz Bellvís.

5 comentarios en “4.673. Rafael Muñoz Bellvís, Falele. Un sacerdote comprometido (y II)

  1. Grupos Lestonnac

    Plasmar en palabras lo que ha supuesto Falele para nosotros, es una tarea bastante complicada.
    Nos resulta muy difícil reflejar en unas líneas su paso por nuestras vidas, y no podremos manifestar fielmente todas las emociones y los sentimientos que se quedan en el alma, pero él lo merece y lo vamos a intentar.

    A Don Rafael Muñoz, para nosotros Falele, lo conocimos allá por el curso 1987/1988 cuando María Rosa (religiosa de la Compañía de María) nos lo presentó en un campamento en Jérez del Marquesado.
    Los mayores de ese gran grupo de niños y niñas tendríamos unos 12 o 13 años cuando lo conocimos, éramos muy pequeñajos, éramos esponjas que lo escuchábamos con admiración; sus palabras cercanas despertaron en nosotros grandes vocaciones de amor al prójimo. Sabía llegar en cada momento a cada uno, escuchar con el corazón, y siempre guiar y enfocar cada incertidumbre, duda y miedo hacia un terreno en calma y sereno.
    Puro ejemplo de VIDA, de mirada limpia, de anécdotas y paseos en los que no sabías diferenciar lo que era confesión o charla con un amigo. Fue para nosotros el referente de presencia, de acompañamiento, de que Jesús estaba vivo.
    Fueron muchos, muchos los campamentos, las convivencias, los campos de trabajo, en los que su presencia era ineludible, allí estaba él cuando nos juntábamos dos o más en Su nombre, derrochando (como siempre) sentido común, coherencia, justicia, solidaridad, abrazo y cobijo.
    Querido Falele:
    De ti aprendimos la plenitud de compartir el pan entre hermanos en alegre entrega a los demás, a pasear por los caminos del perdón y la reconciliación, a ver la cercanía de Dios Padre, el calor fraternal y esperanza de Jesús, fiel amigo y hermano.
    Nos enseñaste a mirar la vida desde el prisma de la humildad pero con la fuerza y constancia de un gran guerrero que lucha contra toda injusticia.
    Nos presentaste “Al Paisa” a “Él, el Único” a través de esas barbas acogedoras, sensatas, inquietas ante las injusticias, robustas, de pescador en tierra; fuiste Padre, Amigo, Colega, Guía, Maestro y Acompañante.
    Llegaste a ese rincón del alma que muy pocas personas saben llegar, siempre tenías un camino, un abrazo, una mirada, una risa…
    Ahora podemos ver tu cara quitándole importancia a esa huella que, con el paso de los años ha germinado en cada uno de nosotros.
    Y sólo podemos decir GRACIAS:
    - Gracias, por enseñarnos a valorar el regalo de la vida.
    - Gracias por hacernos mejores personas, valorando la escucha, el perdón la entrega, el amor al prójimo y la gratitud.
    - Gracias, por haberos dado el privilegio de tener tu huella marcada en nuestros corazones.
    - Gracias a María Rosa y a ti, nuestra dimensión espiritual está enriquecida y equilibrada.
    Amigo Falele, dejas corazones huérfanos pero llenos de amor de tu paso por ellos, te seguiremos sintiendo desde el alma, desde ese rincón dónde sólo tú sabías llegar.
    “Nuestros hijos saben de ti” ¿qué más se puede decir?

    Te despedimos un poco enfadados, ¿sabes? nos marcaste tanto con tu forma de hablar, con tu palabra y lo que transmitía, con tus ejemplos y experiencias de vida, que ahora nos dificultas mucho, al poner el listón tan alto, el encontrar un referente en la iglesia que esté a la altura.
    Has sido y serás siempre un ejemplo de vida y nuestro guía espiritual.
    Nos quedamos con muchas ganas de volver a verte y darte un abrazo, pero tenemos la certeza de que antes o después volveremos disfrutarte.

    Con todo el amor que cabe en un beso, allá va el nuestro para ti, de tus niños y niñas de hace más de 30 años.

    Grupos Lestonnac
    Compañía de María

  2. Maria Luisa Riera Moya

    He sentido mucho el fallecimiento de Don Rafael, como siempre le llamaba. Durante muchos años me e enviaba por Correo Electrónico las hojas que se leían en las Misas del Sabado. EL sabía el bien que me hacía el contenido de las mismas.El Señor lo ha recibido con las palabras: " VEN BENDITO DE MI PADRE, POR QUE HAS HECHO MUCHO BIEN A MIS HERMANOS PENSANDO QUE ERA YO, " Que él, pida por todos nosotros para seguir haciendo todo lo que nos enseño y transmitió en nuestros corazones. Gracias

  3. José Antonio Márquez

    Que gran vacío dejas Falele. Que tu felicidad siga siendo eterna allá donde estés. Tu amigo y hermano S.L.P.S. "Garza"

  4. DIEGO UTRERA SÁNCHEZ

    Grande, Falele, veníamos de Umbrete con el 4L de su padre. Un abrazo eterno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido