1.024. MATILDE PAVÓN. Religiosa Carmelita.

La Hermana Matilde Pavón nació el 20 de junio de 1926 en La Palma del Condado (Huelva). La madrugada de antes de anoche, 23 de mayo fallecía en Cádiz, a las cinco de la madrugada, en la Residencia que las Carmelitas tienen para hermanas de avanzada edad. Iba pues a cumplir 85 años.

En su municipio natal existe una importante institución benéfico docente de ‘Asilo y Escuela de Ntra. Sra. del Carmen’, fundado en 1934, y dirigido por las Carmelitas desde 1942. Allí le vino la vocación. En 1951 marchó al noviciado de Carabanchel (Madrid), donde permaneció por espacio de tres años, siendo su primer y único destino El Puerto de Santa María a donde, en 1954, –con 28 años– llegó como ayudante de la Hermana Natividad, que era la responsable de la clase de los niños. Debía de ser muy cariñosa porque, a pesar de tener un aspecto bastante serio y adusto, con esas gafas tan oscuras que gastaba, los niños la querían mucho.

Todos gentes de El Puerto: los hermanos Bellvis: Javier y Marisol, única niña por aquello de separar las niñas de los niños; Luis Áspera, Paco Zamudio, Jaime Renedo, Mariano Medinilla, Miguel Lizaso, Javier Díaz, Hörh, Velarde, Julián Flores y otros… Primera Comunión en Las Carmelitas. Mayo 1958.

EXCURSIONES A MADRID.
Una curiosa anécdota que todavía hoy recuerdan algunos antiguos alumnos son las ‘Excursiones a Madrid’, que no era ni mas ni menos que un paseo de los niños de infantil a la azotea. Ese era el Madrid más cercano de Matilde Pavón.

En la imagen, vestidas de Primera Comunión Ana María y Celia Insúa Lavín. Detrás Matita Muñoz y María del Carmen García de Cossío. El angelito de en medio es Marisol Muñoz Bellvís. Procesión de la Virgen Niña o Niña María que salía los 21 de noviembre del Colegio de las Carmelitas, con motivo de la festividad católica de la Presentación de la Virgen.

LOS NIÑOS AMERICANOS.
Celia Insúa Lavín la recuerda así: “En aquella época empezaron a ir al Colegio muchos niños americanos , de la Base de Rota. Estaban un poco aparte porque no sabían nada de español y salían solos al recreo, sin mezclarse con los otros niños. La hermana Matilde Pavón era la que se ocupaba de ellos. Nosotras estábamos en 5º de Bachillerato y ya sabíamos algo de inglés, por lo que solíamos a hablarles un poco, les preguntábamos cosas y, en cierto, modo los entreteníamos. Nunca supimos si la Hermana Matilde sabía o no inglés, lo cierto es que lo niños la adoraban y en el momento que les pasaba algo salían corriendo y se abrazaban a ella, quien los consolaba con mucho cariño. Creo que siempre nos  agradeció que, de alguna manera, le echáramos una mano porque, al ser bastante buenas estudiantes teníamos fama de responsables y serias y muchas veces nos dejaban solas. Me acuerdo que a uno de los niños, que era especialmente bruto le llamábamos “donkey” (burro); aquello  no le gustaba nada y nos decía que “–No es caritativo ponerle ese mote”. Nuestra clase estaba al lado de la de la Hermana Matilde y ,la verdad, es que nos portábamos fatal. Pues bien, ella siempre venía y con una paciencia enorme nos hacia entrar en razón pero nunca nos reñía fuerte.”

Escolares en el patio del Colegio de las Carmelitas.

CINCUENTA Y UN AÑOS EN EL PUERTO.
Siempre estuvo a cargo, durante su etapa docente hasta su jubilación, en 1991, de los niños de párvulos y preescolar, lo que hoy se conoce como Educación Infantil, es decir niños de 5 a 7 años. Era de los pocos colegios que, en aquellos tiempos acogían niños de corta edad por lo que, al ser un ‘colegio de pago’ entonces –hoy centro concertado– pasaron por sus manos, infinidad de niños y niñas de El Puerto. Como también lo hicieron quienes, en la Prioral, recibieron sus catequesis de Confirmación. En 1991, a su jubilación, pasó a la portería del Colegio hasta que, 14 años después, en 2005 se trasladó a la Residencia para Hermanas Mayores que las Carmelitas tienen en Cádiz, donde ha vivido, por espacio de seis años, hasta la muerte que le sobrevino la madrugada del pasado 23 de mayo

En primera fila, la hermana Matilde Pavón, a la izquierda, con la directora del Colegio Teresa Fernández, Inmaculada Ameneiro, la Hermana Matilde Soto el entonces concejal de Educación, Joaquín Corredera y el presidente de la APA de hace unos años, Manolo Morillo.

ESCRIBE PIPI GAGO.
“He tenido la suerte de contar a lo largo de mi vida con buenos maestros, que por su buen hacer, siempre los he tenido presente en mi memoria. De ninguno de ellos guardo un mal recuerdo y si en algún momento los he puesto en cuarentena, al final, el tiempo les ha dado la razón y me la han quitado a mí.  En buena medida hoy soy un conglomerado de la enseñanza de todos ellos. Me siento muy orgullosa de hasta donde he llegado y, creo, que la hermana Matilde Pavón, hija de la Caridad y seguidora de la obra de su admirada y querida Santa Joaquina de Vedruna (esposa, madre, viuda y monja, si mi memoria no me falla) fallecida, hoy también lo estaría.

Con ella comenzó mi andadura en el colegio de Las Carmelitas allá por el curso 1968/69 del siglo pasado!!! La hermana Matilde me enseñó a leer y escribir y lo hizo tan magistralmente que desde entonces, perderme en cualquier libro es mi pasatiempo favorito.

Su paciencia y el libro de lectura Can y Ben siempre han ido de la mano al igual que sus enfados, cuando hacíamos algo mal. Todavía no llego a entender como profesoras como ella disfrutaban enseñando a más de 30 alumnas por aula y, hoy en día, no se puede con 20. Respeto le tuve los nueve años que estuve en el colegio. De hecho, cuando te la  encontrabas por cualquiera de los pasillos de frente nos poníamos tan derechas de inmediato,  que parecía que nunca rompíamos un plato.

Me estoy dando cuenta que Matilde Pavón fue la primera de las hermanas que atendió mi educación. A ella le siguieron otras tan encantadoras como Juana; Rosario, que luego fue la  portera; Enriqueta que preparaba para la comunión; Emiliana, un torbellino que jugaba al baloncesto; Emilia con su música, y por supuesto, Maria Antonia Palomino que se encargó de encauzarme para la siguiente etapa escolar, ya en los Jesuitas. A todas y cada una de ellas les agradezco lo que hicieron por mi y todas mis compañeras de clase. Tuve mucho suerte porque, entonces, a pesar de las circunstancias de la época que no daban para mucho,  me encontré con un grupo de mujeres  que estaban en la enseñanza solo y exclusivamente por vocación y eso es de agradecer. Me inculcaron  valores sólidos  que siempre han estado presente en mi vida personal y profesional, y que, por supuesto, he transmitido a mi hijo.

Recordar a la hermana Matilde es recuperar una época muy feliz de mi infancia como  mis primeras excursiones a la playa de la Puntilla, las fiestas de Naveros, las canciones de Amosa, los guisos de María la cocinera, Loli, la amable portera, la festividad del mes de mayo, la tómbola, la Navidade con Amor en el ya desaparecido Teatro Principal; las películas de Marisol, los conciertos de flauta, los espectáculos que Chati preparaba a final de cada curso en el Polideportivo entonces de la Diputación y, sobre todo, los horribles puchos que debíamos llevar bajo la falda blanca de deporte para que cuando hiciéramos ejercicio no se nos viera absolutamente nada. ¡Igualito que ahora!

Hermana Matilde te echaremos de menos, aunque, si no has cambiado mucho en estos últimos treinta años, seguro que ya estás organizando con esmero y precisión  todito el Reino Celestial. ¡Qué tiemble San Pedro! Descansa en paz que te lo mereces. (Pipi Gago. Lcda. en Ciencias de la Información. Periodista).

Share this Story

21 Comentarios

  1. Javier

    12 noviembre, 2013 at 11:00 pm

    Considero que a la Hermana Matilde no se le ha reconocido los años dedicados a la docencia en nuestra ciudad. Muchos hemos sido los que hemos pasado por su aula. Fue una gran mujer y yo siempre le decía que si hubiese sido militar habría llegado como mínimo a General a lo cual me sonreía porque disciplinada era como ella sola. Allá donde esté siempre guardaré un trozo de mi corazón hacia esa gran mujer que me vio crecer y que siempre me hacia echarme el flequillo a la derecha porque decía que a la izquierda era de niña. D.E.P. Hermana Matilde.

  2. jesus brea perez

    10 junio, 2011 at 7:13 pm

    Aunque no soy del Puerto,la conoci en Sa Fernando cuando yo era niño,pues ella algunas veces se acercaba a esta ciudad para visitar a sus hermanas de congregacion.Era una persona maravillosa.Al no ser yo nunca su alumno,no puedo juzgarla,si no decir que conmigo era simpatiquisima.Pero si os empeñais !!Que tiemble San Pedro!!.!!Dale Señor el descanso eterno…!!

  3. MANUEL VACA

    6 junio, 2011 at 10:31 am

    LA HERMANA MATILDE O ¿ LA SEÑORA DE LAS COLLEJAS? ESTANDO EN “PARVULITOS” APRENDI QUE TENIA QUE ESPERAR A ENTRAR EN SU MOMENTO JUSTO . CUANDO MAS NIÑOS SE AGLOMERABAN EN LA PUERTA .PUES LLEGABA EL MOMENTO DE LA RIFA Y CON UN POCO DE SUERTE LA COLLEJA LE TECOBA A OTRO ( POSIBLEMENTE A MI COMPAÑERO DE APELLIDO “MESA”YA QUE ERA EL MAS ALTO) ESTO NO ES UNA BROMA PUES ALGUNOS DIAS ENTRABA TARDE AL COLEGIO POR TEMOR. UN BUEN DIA SE LO CONTE A MI MADRE Y HABLO CON LA SEÑORA DE LAS COLLEJAS , POR SU PUESTO ESO NO HERA CIERTO , COSAS DE NIÑOS . PERO POR FIN SE OLVIDO DE MI. YO NO DE ELLA. DESCANSE EN PAZ.

  4. Juan de dios franco jr.

    3 junio, 2011 at 9:13 am

    Hola soy el hijo de la señorita Dolores (la profe más buena del cole jajajaja), y me acabo de enterar de que la hermana Matilde falleció y he pensado rapidamente en este blog que siempre nos pone al dia de forma exhaustiva y eficiente (sois buenos periodistas, se nota el trabajo bibliográfico :p).

    Solo me queda por decir, que la hermana aunque era muy dura con nosotros, y nos levantaba de la silla cogiendonos de la oreja o del pelito del cuello, y que siempre me castigaba a ami contra la pared, se que de verdad nos tenia un cariño muy especial y que ha dedicado toda una vida en dedicarse a los demás. Hoy dia eso no lo hace NADIE. Mucha gente atea piensa que la religion no sirve, no ayuda a la sociedad. No es así para nada. Yo soy ateo, y tengo la suerte de que las carmelitas y mi familia me metieran el código ético cristiano en lo más profundo de mi córtex, y aunque yo en lugar de creer en dios creo en Darwin y en Watson y Crick; creo que las monjitas hacen una labor super importante tanto a nivel educacional, como de cooperacion al desarrollo como de visitas a enfermos y apoyo a gente que ha perdido a alguien.

    Hermana Matilde, Descanse en paz.

  5. JOSE ANTONIO GARCIA GONZALEZ

    2 junio, 2011 at 9:46 am

    Mujer tenaz,constante,perseverante,seria,disciplinada y a su vez humana,cariñosa,…. en definitiva “valores” que poco a poco se van diluyendo y perdiendo en esta sociedad del siglo XXI. Vaya mi más sentido pesame para su familia y comunidad carmelitana, fueron mucho los años que tanto mi mujer como mis hijos tratamos a nuestra querida “Hermana Matilde”. Descanse en paz y gracias por todo

  6. Carlos SR

    28 mayo, 2011 at 3:39 am

    José Pablo, me da que hemos sido contemporáneos.

  7. C.P.S.

    27 mayo, 2011 at 12:02 am

    Cuando llegó la hermana Matilde al colegio desde Carabanchel yo estaba en segundo de bachiller, lo que también se denominaba segunda enseñanza.-
    Si mal no recuerdo creo que los primeros años estuvo dando clases a “las gratuitas”, junto con una hermana que ya era muy mayor que se llamaba hermana Rosa, y otra que creo se llamaba Carmen Perales, jope¡ que tiempos.
    Por entonces habian varias jóvenes, hermana Encarnación Robles, esta solo impartia clases de labores que también en bachiller se hacia unos albunes con todo tipo de cosidos y bordados.
    Hermana Antonia, no me cuerdo el apellido, muy guapa por cierto, hermana Pilar, también recien salida de noviciado,más tarde la hermana Elsa etc.
    La hermana Matilde por su secillez y forma de ser tan especial nos conocia a todas, commigo particularmente hablaba y le gustaba saber de la familia,cuando volvia al Puerto me gustaba ir a saludarla y siempre recordaba todos aquellos tiempos.
    Seguro que sus dias últimos habrá estado muy bien atendida en la residencia de Cádiz con las hermanas que la atienden como Dolores González Navarro gran amiga mia que alli se encuentra.
    Dios estará muy contenta con ella en su seno.
    Un abrazo hermana Matilde y pida por nosotros.

  8. José Pablo García

    26 mayo, 2011 at 8:38 pm

    La Hermana Matilde también fue mi primera maestra. Mi pequeño homenaje… http://www.espaciodigital.es/opinion/14212/

  9. Carlos SR

    26 mayo, 2011 at 2:51 am

    Se me olvidó añadir lo siguiente:

    “La hermana Matilde no riñe, la hermana matilde CORRIGE”

    PD: para Antonio, que tal vez faltara a clase ese día.

  10. marisa aguado molina

    25 mayo, 2011 at 11:22 pm

    Yo me adhiero al dolor y penar por el fallecimient, porque aunque no la conocí, me he educado desde los 3 años , y tengo 60, en las Carmelitas Descalzas de Granada. Todo lo que me suena a ellas lo veo con gran respeto y cariño, por tanto me uno al dolor de una hija de la Reina del Carmelo. Más aún si Isabel Ortega está por medio de ésto o su familia. La quiero y repeto. Que descanse enpaz. Una oración por su alma o pedir a ella.

  11. un verdadero alumno

    25 mayo, 2011 at 4:13 pm

    He sido alumno de nuestra hermana Matilde, un estandarte dento de nuestra institucion (H.H. Carmelitas), fue mi primera profesora en este centro, y dentro de las cosas que me enseño con 5 años cabe reseñar, que el baño cerca de las clases es para darle trabajo a las limpiadoras porque no se puede ir, que con lapiz se puede escribir solo con el grafito de la punta sin necesidad de madera por haberse gastado, que con las gomas “MILAN” se pueden reutilizar los restos que sobran al borrar (sino utiliza el dedo para esa funcion ya que pedir una no es una opcion), que la regla sirve para algo mas que trazar lineas y medir (pin,pan), que si te rapas muy cortas las patillas no se pueden cojer, que las 8:30 no hay acceso posible al centro, pero de corazon se le tiene mucho cariño tanto a ella como a esa institucion.

  12. valery

    25 mayo, 2011 at 3:11 am

    en este momento se me agolpan tantos recuerdos que no sabria cual contar.
    Totalmente de acuerdo con todo lo dicho por Pipi , solo añadir que gran parte del puerto de los ultimos años saben leer y escribir por ella y sus metodos , duros , pero efectivos.
    Todos les debemos a ella parte de lo que somos.
    Tenia una memoria prodigiosa y recordaba todo y a todos/as.
    Siempre recordare que orgullosa se sentia del homenaje que le brindaron sus antiguos alumnos por su jubilacion , me enseño las fotos y el articulo del periodico de enrique bartolome , no se cuantas veces , en fin tengo tantas anecdotas que no pararia.Lo dicho que tiemble san pedro , con lo que le viene, descansa en paz , siempre estaras en el recuerdo y en nuestros corazones , un beso y gran abrazo , valery

  13. Carlos SR

    25 mayo, 2011 at 2:16 am

    Fui alumno de la última promoción de la Hna. Matilde, allá por el curso 93/94. Entré con algo de miedo por su famosa severidad – una fama para la que jamás encontré explicación – y salí tras haber conocido a una de las personas que más y mejor huella habían dejado en mi entonces corta vida. De ella podría destacar su paciencia, su facilidad para ver en el interior de las personas – conmigo al menos lo consiguió – y su don de gentes. Desde entonces le tuve gran afecto y confianza. Y, ¿cómo no iba a tenérselo, si estuvo al pie del cañón tanto para felicitarme por cualquier logro, como para ofrecerme escucha y aliento cuando por alguna razón así lo necesitaba? Se va una de las grandes, de las muy grandes. Dudarlo es osadía.

    Descanse en Paz.

  14. Gloria Callealta

    25 mayo, 2011 at 12:12 am

    Me ha encantado tu artículo Pipi, no se podría recordar mejor a la hermana Matilde que lo que tú has escrito de ella, yo desde aquí secundo cada palabra que has escrito. La verdad es que siempre la recordaremos, porque hablar de las Carmelitas sin recordar a la hermana Matilde es imposible, pero como a ella también recordamos a otras como la hermana Elsa, la hermana Emiliana, la hermana Josefa Aranguren, la hermana María Antonia Palomino y muchas más, a todas y a cada una de ellas las recordamos con un cariño muy especial, de todas aprendimos los valores humanos que siempre nos acompañaran. Me siento muy afortunada por haber estado en mi colegio. “El Colegio de las Carmelitas”. Fueron unos años muy felices. Y cuando me fuí lloré mucho porque sabía que esos años tan felices nunca más se repetirían. Mis recuerdos son fantásticos.
    Y por supuesto como dice Pipi, que tiemble San Pedro que viene la hermana Matilde, a ponerse firme toca.
    Un beso y un abrazo desde mi corazón.
    Gloria Callealta

  15. Fernando

    24 mayo, 2011 at 11:29 pm

    Querida Hermana Matilde:
    Muestrale a esos angeles del cielo el metodo magico de las palabras y dale el amor que repartiste en tierra a mi tia Consuelo.
    Bienvenida al cielo pq ya eres un ser eterno.

  16. SUSANA GARCIA GONZALEZ

    24 mayo, 2011 at 6:10 pm

    AUN RECUERDO A LA HERMANA MATILDE EN LA PUERTA DEL COLEGIO, EN LA QUE ERA UN GARAJE VERDE, CON ESAS GAFAS OSCURAS Y CON CARA DE MAL GENIO JAJAJAJA, PERO ERA UN ENCANTO DE PERSONA, SIEMPRE NOS CORREGIA LA VESTIMENTA PARA QUE FUERAMOS BIEN UNIFORMADAS JEJEJE, SIEMPRE PENDIENTE DE TODAS, PORQUE EN LOS AÑOS QUE YO ESTUVE EN LAS HERMANAS CARMELITAS ERA SOLO DE CHICAS, ELLA ERA UNA PERSONA CALLADA PERO SIEMPRE ESTABA AHI CUANDO NECESITABAS ALGO, SIEMPRE PODIAS RECURRIR A ELLA, Y ERA LA PRIMERA EN APOYARTE, GRACIAS HERMANA POR ESOS AÑOS, SEGURO QUE AHI DONDE ESTES AHORA ESTAS AUN VILANDONOS JEJEJEJE CON TODO TU CARIÑO, Y MANDANDONOS TODO TU AMOR Y TU BUENA FE, Y DIRE ALGO QUE SIEMPRE DIGO A TODO EL MUNDO CUANDO ALGUIEN A QUIEN QUEREMOS DEJA DE ESTAR ENTRE NOSOTROS, “NADIE DESAPARECE JAMÁS MIENTRAS HAYA ALGUIEN PARA RECORDARLO” QUE DIOS TE BENDIGA HERMANA

  17. Escalerita Alta

    24 mayo, 2011 at 2:29 pm

    No tuvimos la suerte de tenerla como profesora a pesar de la proximidad del domicilio familiar con el Colegio. Sin embargo, recuerdo muy bien a la hermana Matilde. Una monja de carácter y personalidad capaz de poner firme a la chiquillería del barrio cuando nos excedíamos en cualquier comentario con sus alumnas, bien en las puertas del Colegio o en las salidas que solían realizar por los alrededores de El Puerto durante el curso, Efectivamente, como muy bien comenta Pipi Gago en su brillante y sentido artículo, eran otros tiempos pero esa impronta de la hermana Matilde se echa mucho de menos hoy en día.

  18. Antonio

    24 mayo, 2011 at 2:02 pm

    Sin ser sacerdote, repartió hostias a diestro y siniestro.
    q.e.p.d.

  19. Yolanda

    24 mayo, 2011 at 9:33 am

    Yo la recuerdo como una persona muy especial, cuando mis padres decidieron llevárme a las Carmelitas, la primera profesora fué la Hna. Matílde, yo le tenía un poco de miedo, porque sus gafas tan oscuras y su tono de voz, me hacía ser aún más pequeña. Ya a medida que iban pasando los años, le tuve un afectuoso cariño, le daba mucha alegría verme, ya pasado bastantes años, mi hermano Ismael entró en el centro y ella fué su prinera profesora, os estoy hablando de la primera promoción en que entraron niños, y su afecto y cariño hacía él era muy especial, siempre le comentaba a mi madre que le recordaba mucho a mí, porque ambos éramos un poco inquieto, y entre medio de los dos estuvo mi hermana Mariola, todo lo contrario, tranquila, buena, etc. Allí donde estés, un afectuoso cariño.

  20. gondiazar

    24 mayo, 2011 at 5:37 am

    La recuerdo de tantos años trabajando en Cáritas (Prioral), repartiendo cariño y amabilidad, preocupandose por cada uno de los colaboradores, hasta en detalles desapercibidos para los demás. Te seguiremos echando de menos.

  21. Francisco Andrés Gallardo

    24 mayo, 2011 at 12:36 am

    Lamento mucho el fallecimiento de la hermana Matilde Pavón, una religiosa que siempre mostró un gran cariño hacia mi familia y que es figura querida y recordada por tantos portuenses. Personalmente sólo tengo buenas palabras y esta tarde estuve en el velatorio compartiendo un tiempo con sus hermanas de comunidad durante tantos años en El Puerto. Reitero mi pésame para todos sus allegados.
    Se trabajó en su momento por nombrar a la hermana Matilde hija adoptiva de la Ciudad, un reconocimiento que ya llega tarde pero que debería compensarse a una mujer que entregó 51 años de su trabajo y desvelos por El Puerto. Gracias a Pipi por esas palabras tan cariñosas que revelan no sólo cómo es Matilde, sino cómo también es esa periodista que guarda su paso por las Carmelitas en el corazón.
    Y por supuesto, enhorabuena al webmaster por saber convertir la actualidad humana de El Puerto en trozos de evocaciones, Historia y sentimientos comunes.

Deja un comentario

Con la colaboración de:

LOGO_diariodecadiz

Cambio Nave industrial por casa en El Puerto

Palabrario

Romerijo

Biblioteca Pública

Fotografía Profesional

wewewedding

Con la Venia

Cien Palacios

La Herrería

herreria_nonstop_puertosantamaria


Hasta finales de temporada el Bar 'La Herrería' permanecerá con la cocina abierta todo el día: desde las 12:00 hasta cierre.  Para aquellos que, en verano comen mas tarde, para el turismo extranjero, para no tener horario, ni fecha en el calendario...

Cosas de Comé

cosasdecome_banner2

Ayuntamiento

ayuntamiento_ban2

Bodeguilla Bar Jamón

Basteiro e Hijos

El Habla de Fernando Gago

habladegagoportada_promo2

Nueva edición libro 'EL HABLA DE FERNANDO GAGO'. Pedidos a: gentedelpuerto@gmail.com

Respostero Pepe Mesa

pepemesa___baner3

El Punto Valdelagrana

elpunto_puertosantamaria

Advertencias

FOTOGRAFÍAS
Las fotografías e imágenes publicadas en Gente del Puerto son de propiedad pública, cedidas por sus autores u obtenidas en internet libre de cargas. Si no fuera el caso, comuníquenoslo y procederemos a eliminarla del blog.
                                              COMENTARIOS
Gente del Puerto no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus autores o comentaristas, a quienes pertenecen. La dirección IP de su equipo queda registrada al realizar los comentarios en esta página.

Página alojada en:

Cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR