1.225. BAR VICENTE. Las muñecas rusas.

Hoy tengo que hacer una confesión: y es la sensación del tiempo perdido. Con lo escasa que es la vida, y lo efímero de su goce, he despilfarrado este don entre sueños no cumplidos, quimeras harto ambiciosas, rutinas alienantes y vacíos incomprensibles. He comido más chícharos que helados, y usado más el impermeable que caminar descalzo por el rocío que aún retiene la hierba.

Tres generaciones de memoria viva del Bar Vicente.

Hoy sentado en el velador del mejor rincón del Bar Vicente, el reservado para el patriarca de los Sordos; en el corazón del mentidero portuense, con la mirada perdida a través de los cristales, repaso algunas de mis incontables carencias. Tras cuarenta años de ‘paracaidista’ --expresión acuñada por Luis Suárez Ávila para calificar a los que no siendo porteños, abrazamos su bandera y decidimos adquirir el derecho y el honor de serlo-- lamentablemente, he llegado a conocer más su aspecto externo, que sus habitantes.

El año 2000 el Bar Vicente recibió el primer diploma del Centro Municipal de Patrimonio Histórico --obra exclusiva que año a año realiza Faelo Poullet--. En la imagen propietarios, familia, empleados y amigos delante del preciado galardón.

Nunca me he preguntado el por qué el Bar Vicente se matiene  impávido con el devenir de los tiempos; y no me refiero a su aspecto centenario y su merecida distinción como Diploma de Patrimonio Histórico, sino a las personas, al equipo humano, y a la dinastía de los Vicentes que son trasunto de las matrioskas, esas muñecas rusas, afines a la teoría cosmológica de que cada universo está anidado en otro mayor. La primera, Vicente Sordo el patriarca; dispuesto a cumplir el próximo decenio y llegar a la centuria. De su interior, más pequeño, otro Vicente Sordo: este, navega en esa indefinida edad en que se vuela inclinado, aferrando una mano a la juventud que se escapa, con la otra, rozando sin temor el tercio vital de la sabiduría, y en su vientre, el último de los clones, casi certificando el prosaico cambiable bancario de 30,60 y 90, con algún pequeño desajauste.

Sobre el letrero de 'Se reserva el derecho de admisión', la aljofifera (donde se guardaba la aljofifa, pedado de paño basto para limpiar las mesas) que permanece en el interior del local desde los comienzos de éste. A la derecha de la imagen, el Diploma de Patrimonio Histórico.

Aquí quería llegar cuando al comienzo de este artículo citaba mi tiempo perdido. No he podido beber de la experiencia del abuelo, y me queda lejos confraternizar con el nieto; pero he comenzado a disfrutar y seguir aprendiendo al descubrir, que en el interior del padre, el que gobierna el timón, hay una caja de sorpresas; como en casi todas las personas, pero este, es capaz de transformar al desconocido en cliente, al cliente en amigo y al amigo en hermano.

Una vista del Bar Vicente desde las cristaleras de la calle Sierpes.

Cuando alguien te estrecha la mano, unos te transmiten abulia, te la dan como si fuese un lenguado; otros por su posición, establecen distancia empujándola hacia ti; otros descargan, en una demostración de falso poder, toda la fuerza hasta convertir tu mano en un revoltillo crujiente de metacarpos, carpos y falanges… Otros al fin, como Vicente, transmiten calor, afecto, energía positiva, sentimientos sin aspavientos, con naturalidad, huero de hipocresía comercial, y a veces, te regala un fraternal ósculo. Este es mi amigo Vicente, el depositario del arcano de los Sordos. Y este es el bar Vicente al que siempre que puedo visito, y al que ya conozco por dentro. (Texto: Alberto Boutellier Caparrós). (Fotos: Colección Bar Vicente).

Más información del Bar Vicente en GdP.
014. BAR VICENTE. O Las Mellizas (el Rubio), o Los Pepes.
655. MANUEL GARCÍA GÓMEZ. El Tabique.
977. DOS SONETOS AL BAR VICENTE.

5 comentarios en “1.225. BAR VICENTE. Las muñecas rusas.

  1. Begoña San Narciso Aguinaco

    Bajarme del tren, y desayunar el Bar Vicente. Lo mejor para sentir que ya he llegado.

  2. Álvaro Rendón Gómez

    Querido Alberto, tu pedazo de articulo sobre la autenticidad del espacio y el tiempo en el Bar Vicente, como frasco de esencias abierto en medio de esos retazos de nuestro Puerto (las páginas de gentedelpuerto), me pilla en s'Hertogenbosch, en Brabante septentrional, compartiendo vivencias con Jeroen. Tú me entiendes… Sólo decirte que me ha gustado mucho la forma y el contenido, lo exterior y el interior, tema y sugerencia. ¡¡Enhorabuena!!

  3. alberto boutellier

    Luis, al principio, al ver tu comentario, me he sentido como un proscrito; con avidez he recurrido a tu discurso y me he tranquilizado. Al parecer es un elogio, pues a la vista de las definiciones, no me ubico en ninguna; eso sí, a ver si tenemos oportunidad de tomarnos una copa en Vicente, y me dices en qué categoría de "especímen" estoy clasificado.

  4. LSA

    Alberto, tú tampco eres paracaidista. Para serlo han de reunirse las circunstancias que expomngo en mi discursillo, "El Puerto, unidad de destino en lo universal: Portuenses, paraciadistas y otros especimenes", que puedes pinchar en esta página a la derecha.

  5. LSA

    Alberto, no, los montañeses no son paracaidistas. Es más, para ser portuense-portuense es preciso tener por las venas unas gotas de sangre montañesa.

Deja un comentario