1.240. MARÍA LUISA CÁRAVE GARCÍA. Cooperante.

María Luisa Cárave García nació el 19 de octubre de 1940 en la calle Pozuelo, 47, donde vivió toda su vida. Segunda hija del matrimonio formado por Juan Cárave Carrasco --fundador de la desaparecida Droguería Cárave de la calle Ganado, junto a la Divina Pastora-- y María García Escazúa, ambos de El Puerto. Milagros, Juan y Mari son sus otros hermanos. A los 7 años se quedó huérfana de padre, quien fallecería en 1947, con apenas 35 años, no así su madre que nos dejó hace ahora tres años. Luisa fallecía el 26 de diciembre de 2010, hace hoy un año.

Estudió en el Colegio de las Esclavas. Pronto empezaría a trabajar, primero en la Compañía Telefónica Nacional de España (CTNE) en la calle Larga, junto a Las Novedades y luego en Gráficas Andaluzas, primero en la calle Alquiladores y posteriormente en el número 27 de la calle Larga, a donde se trasladó la empresa, precisamente donde se alojara el Duque de Angulema, durante la ocupación francesa de 1823 al frente de los ‘Cien Mil Hijos de San Luis’; también en 1832 fue casa del prolongado veraneo del infante Francisco de Paula Antonio y su familia. Trabajaría, pues María Luisa, en una casa que había sido alojamiento de gente muy principal, vecinos de El Puerto por un tiempo.

María Luisa, tercera por la derecha, en la Feria de Primavera de 1968. /Foto: Rafa. Archivo Municipal.

Paseaba por todos los rincones de la Ciudad que recorría de punta a punta. Prueba de su interés por la vida y su tesón fue que, cumplidos ya los 65 años, asistía a la Academia de Bellas Artes ‘Santa Cecilia’ para recibir clases de pinturas, llegando incluso a exponer sus creaciones, con gran éxito. Fue militante del Partido Popular, en cuyas listas electorales figuró no en puestos de salida aunque si testimoniaba con su presencia la pertenencia al mismo. Perteneció a la Archicofradía y Esclavitud de los Milagros y era, también, hermana de la cofradía del Resucitado.

Enrique Bartolomé escribía hace un año, con motivo de su fallecimiento: «De Luisa, solo tengo buenos recuerdos. La conocía de siempre, pues fuimos casi vecinos de la calle Pozuelo, aunque fue el día que me toco presidir una de las mesas electorales del Instituto Santo Domingo -a la que ella acudía fielmente como interventora del PP-, hace más de dos décadas, cuando aprecié de cerca sus condiciones y sus bondades. Nunca pude imaginar que tras esa frágil figura se escondiese una persona de tanta talla. Humana por los cuatro costados, atesoraba la grandeza de la discreción. Hasta que la traicionera enfermedad decidió llevársela de este mundo, su deambular por los rincones más desfavorecidos de El Puerto era su constante. Decidió ayudar al prójimo desde las atalayas de Nueva Bahía, Sol y Vida o Cáritas, y así transcurrió su vida hasta que su sonrisa se apagó para siempre».

Luisita, como la llamaban los más íntimos era una persona muy conocida que se relacionaba con personas de toda clase y condición. Prueba de ello es que, durante los escasos días que estuvo ingresada en la clínica, previos a su fallecimiento hace hoy un año, fueron a visitarla, entre otros, algunos drogodependientes para interesarse por su salud y «pedirle que no nos abandone». Dedicó gran parte de su vida a ayudar a los demás, asistiendo a personas con problemas no solo económicos, sino escuchando y dando acertados consejos a quienes sostenía con su presencia. Era cooperante voluntaria de varias asociaciones solidarias, tales como el comedor social ‘Sol y Vida’, la de transformación social del Barrio Alto que trabaja en la revitalización socioeconómica del mismo ‘Nueva Bahía’, la Asociación de Lucha contra el Cáncer y ‘Cáritas’. Enrique Pedregal Valenzuela, cuñado de María Luisa afirmaba el día de su sepelio que «Luisa no le echó años a la vida, le dio vida a sus años».

2 comentarios en “1.240. MARÍA LUISA CÁRAVE GARCÍA. Cooperante.

  1. Su hermana Mari

    Luisita, te echamos mucho de menos. Espero que estés con mamá y que seáis felices. Espero que me echéis un cable para llevar bien vuestra ausencia. Ya te contaré otras cosas en otro momento.

  2. Andres

    Luisa es un encanto de persona, y digo es,porque desde el cielo, donde seguro esta, su paso por este mundo de Dios transcurrio haciedo el bien a los demas,por eso tiene que estar donde estan los elegidos por Cristo. Luisa una persona todo bondad,humana,cariñosa,en una palabra,buena persona. Luisa, hacia la Gloria, te mando un abrazo muy fuerte.

Deja un comentario