Saltar al contenido

3.161. Alberto Boutellier Caparrós. Al año de su partida.

Feliz y en armonía. Con las tareas hechas. Haciendo lo que le apasionaba: escribir, delante del ordenador y con el ratón en la mano. Así hizo el tránsito al Mas Allá nuestro recordado y querido Alberto en la madrugada del jueves 19 de mayo de 2016, inmerso como estaba en nuevos proyectos literarios corales, como impulsor y animador de libros de diversa temática, liderando el entusiasmo del querer es poder, como hizo a lo largo de toda su provechosa vida.

Hace seis años tuve oportunidad de conocer a otro Alberto Boutellier mas allá del empresario que siempre fue, que me distinguió con su amistad y afecto, rondando la octava década de vida, que exudaba entusiasmo y el amor por El Puerto, animando siempre frente al desánimo tan portuense: «–Soy anciano por edad – me decía-- pero me resisto a aceptarlo y me rebelo porque aún conservo más capacidades que disfunciones, aunque veo como mi recorrido vital está llegando al inevitable final.

Mentalmente desfilan hechos, actitudes, decisiones, acciones y omisiones, el inmenso tesoro de los años que he tenido en mis manos para potenciar las capacidades que he recibido y el tiempo despilfarrado al no aumentarlas y mejorarlas, me conduce inexorablemente a la melancolía, que si fuera capaz de transmitir al papel, serviría de desahogo y seguro que de expiación e indulgencia. Por ello, voy a intentar la aventura de escribir, aunque sea con nostalgia y melancolía.»

679. ALBERTO BOUTELLIER CAPARROS. El empresario viajero.

Con 76 años decidió que tenía que publicar lo que empezaba a escribir y su producción fue larga alumbrando seis libros y muchas colaboraciones y artículos de prensa, tanto escrita como en Internet. Me regaló el honor de que le presentara dos volúmenes y me asesoró en cuestiones de la vida. Lideró desde Internet un proyecto de ilusión frente a la apatía portuense. Y era esposo y padre y abuelo y amigo.

Y lo llevaba todo para adelante. Siempre nos avisaba, con aquella copa de Oloroso diario que degustaba a pesar de sus dolencias, que le quedaba poco recorrido en la vida, pero que lo iba a disfrutar al máximo. Su entusiasmo así nos lo hacía patente y contagiaba. Ayer, nuestra amiga Claudia me lo recordaba: su energía no ha muerto, se ha transformado y habita entre nosotros, los que tuvimos el privilegio de disfrutar de su bonhomía, para seguir transmitiéndola como mensaje de buena voluntad de nuestro querido Alberto.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido