997. MANUEL MUÑOZ RODRÍGUEZ. Decano de la distribución de la prensa .

El abuelo de Manuel Muñoz Rodríguez, Luis Muñoz y Carballo tenía en 1870, entre otros negocios radicados en la calle Palacios 34, uno dedicado a la venta y distribución de toda la prensa y revistas que, en aquella época, se editaba en Madrid, Sevilla y Cádiz, entre ellos Diario de Cádiz, fundado por Federico Joly y Velasco en 1867, una de cuyas primeras portadas podemos ver en la imagen inferior.

En 1870, la Masonería haría acto de presencia con una logia en El Puerto, que venía a sumarse a las 12 existentes en la provincia gaditana. Se ensancha el Vergel del Conde O’Relly, entre las plazas de las Galeras y la Herrería, dando inicios al Parque Calderón. El portuense Federico Rubio y Galí explica por primera vez la especialidad de Urología en la Escuela Libre de Medicina, del Museo Antropológico de Madrid. Las Cortes elegían a Amadeo de Saboya como Rey de España.

En El Puerto de Santa María se editaban en aquellos años los siguientes medios de comunicación:  «La Estafeta Taurina (1888), «Portus Menesthei» (1888) «La Crónica de El Puerto» (1888), «Revista Portuense» (1889-1938), «El Puerto Cómico» (1893), «El Puerto en Broma» (1894), «El Puerto de Santa María» (1894), «La Estaca», (1894), «La Hoja del Puerto» (1894-1903), «La Región Andaluza» (1898-1903) «El Obrero Portuense» (1900).

«Una edición original de la Revista Portuense, de 1891 a 1938, se conserva en el Archivo Histórico Municipal, inicialmente bajo el título figuraba la leyenda ‘Periódico Independiente y de Intereses Materiales y Especiales’ para, en 1897 cambiar a ‘Diario de la mañana. Extensa información telegráfica’. Al inicio del siglo XX, en 1908, la leyenda del encabezamiento definía a la Revista Portuense como ‘Periódico Político y Literario’, cambiando en 1911 a ‘Periódico Literario y de Intereses Generales’ para, definitivamente, adoptar el escueto ‘Periódico de la mañana’. A partir de la década de los años veinte del siglo pasado». (A.G.R.).

Más información en GdP.
030. La Redacción. Revista Portuense.
812. Dionisio Pérez Gutiérrez. Fundador de la Revista Portuense.

A Luis Muñoz y Carballo, le sucede su hijo, Luis Muñoz y Muñoz, padre de nuestro protagonista. En 1905, Torcuato Luca de Tena funda «ABC de Madrid», otorgándole la editorial Prensa Española el número 95, como corresponsal/distribuidor de España. En nuestra Ciudad se editan, además, los siguientes medios: «El sudor del Obrero» (1902-1912), «Alerta» (1906), «El Comercio (1908), «La Voz del Puerto» (1908), «El Justiciero» «El Eco Portuense» (1910-1912), «Pérez» (1911).

Manuel Muñoz Rodríguez, es nombrado  corresponsal literario, concediéndosele en exclusiva la distribución para nuestra Ciudad de ABC de Sevilla, fundado en la capital andaluza por Juan Ignacio Luca de Tena, en 1929, a la vez que colaboraba en varios diarios gaditanos. En El Puerto se editarían «La Verdad» (1932-1936), Trabajo (1932-1936), «Revista Cruzados» (1939-1969) y «La Voz de la Bahía», de efímera vida --apenas un año--, que vio la luz en 1965 murió al año siguiente.

En 1930 se reforma el negocio de la papelería y distribución de prensa, ampliándose una nueva sección, la de librería bajo el nombre comercial de ‘Librería Muñoz’, también en el número 34 de la calle Palacios quienes, junto a otros libreros del entorno, empezaron a conformar el comercio del libro en la provincia gaditana.

Cabecera de Cruzados (1939-1969). Cruzados fue una publicación de  Acción Católica. El 12 de marzo de 1969, hace cuarenta y dos años, salía a la calle el número 3000 de Cruzados, su último número. El 3001, de fecha 10 de marzo, aunque se imprimió, nunca salió a la calle. Fue secuestrado por la Delegación Provincial de Información y Turismo cuyo delegado aquel entonces en Cádiz era Rafael Landin Carrasco, a quién dos años mas tarde, la Corporación Municipal, por su colaboración en la campaña de solidaridad con los porteños desfavorecidos “Navidad con Amor”, le concedía la medalla de oro…
Más información en la nótula num. 217 de GdP.

Manuel Muñoz sería, también, jefe de prensa de la Fundación Acción Católica. En 1985 recibiría un homenaje a la trayectoria profesional de su familia por la vinculación tan intensa con la editorial Prensa Española, editora de ABC, tras mas de  un siglo, efemérides que fue reflejada por el periódico ‘de las grapas’ en sus páginas de huecograbado el 3 de octubre de 1985.

Cabecera de 'La Voz de la Bahía', (1965-1966). El miércoles 25 de agosto de 1965 nació para El Puerto un nuevo periódico con vocación de bahía, y que puso su punto y final sin apenas haber llegado al año de existencia. Un grupo de portuenses de nacimiento y otros de corazón dieron vida a esta efímera publicación bisemanal que pretendió convertirse en periódico diario, y que se quedó en el camino como otras tantas cosas en El Puerto por la propia desidia de los portuenses. Ver nótula núm. 198 en GdP.

Una nueva reforma con la ampliación del negocio trasladándose al edificio de enfrente, en la misma calle Palacios, con el nombre actual de Papelera Portuense, que se ocupa a partir de entonces de las secciones de papelería, librería, objetos de escritorio, material escolar y regalos. En julio de 1986, Papelera Portuense abría una sucursal en el Centro Comercial Vistahermosa.

Manuel Muñoz se lamentaría, en los últimos años de su vida, de que El Puerto no tuviera, como fue tradición a lo largo de los siglos XIX y gran parte del XX un  periódico local, ya fuera diario o semanal, que recogiera el pulso de la vida de la Ciudad. Apenas conocería iniciativas posteriores como las ediciones locales de Diario de Cádiz o El Periódico del Guadalete o, mas tarde, El Puerto Información, primero como semanario y luego diario aunque éste, de menor implantación en la Ciudad. De sus seis hijos, dos continúan al frente de los negocios de la venta de periódicos, librería y papelería: Manuel y Marisol Muñoz Bellvís.

Antigua ubicación de Papelera y Librería Portuense, en la calle Palacios.

DESCEDIENTES DE UN ILUSTRADO IMPRESOR DEL S. XVIII.

"Manuel Muñoz fue, para mí, una persona entrañable. Nadie puede comprender cómo se multiplicaba; cómo dedicaba sus días a la Armada Española, que compatibilizaba , gratis et amore, con el cargo –una carga de gran repercusión social– de Secretario de la Junta Local de Protección de Menores, con su querida Hermandad de la Misercordia, con las conferencias de San Vicente de Paul, con llevar adelante su negocio, además de ser un virtuoso reparador de plumas estilográficas (era un manitas en eso) y con todo lo que dedicó su vida. Y todo lo hizo bien.

Los Muñoz, descienden de aquel ilustrado impresor del siglo XVIII portuense, Vicente Muñoz (creo que es el que imprime el primer cartel de toros conocido en la historia, entre otras muchas cosas) y, desde entonces, se han dedicado a las artes gráficas o a la papelería, además, de tener la central de distribución de prensa.

Su padre, Don Luis Muñoz y Muñoz, tuvo un destacado cargo del Banco de Industria y Comercio, además de tener el negocio de Papelería, prensa y funeraria, actividad esta última que desempeñó, luego, un hermano de Manolo, mayor que él, llamado Luis. Manolo era una persona culta. Era un conversador ameno y tenía infinidad de amigos en todas las clases sociales y todos le querían. Durante su etapa periodística de corresponsal, era de ver con qué precisión redactaba sus crónicas y gacetillas. Porque escribía muy bien.

A su lado tuvo una mujer ejemplar, Marisol Bellvís Marín, y a sus hijas e hijos, todos ejemplares, a quienes educaron en valores altos e imperecederos de los que siguen dando testimonio. Sorprendería hoy tener que explicar — porque sería inexplicable en este mundo en que se está imponiendo el “aparcamiento” en manos extrañas de las personas mayores– con qué caridad fraternal Manolo y su esposa acogieron a Luis y a María, los hermanos solteros de Manolo, en sus últimos y no últimos días.

Por todo eso, y por muchas cosas más, que hoy se haya traído a esta pagina la nótula de Manolo Muñoz Rodríguez –incompleta, porque no lo retrata completamente–, es un motivo de satisfacción y orgullo para quienes tuvimos la dicha de conocerlo y ser sus amigos". (Luis Suárez Ávila).

14 comentarios en “997. MANUEL MUÑOZ RODRÍGUEZ. Decano de la distribución de la prensa .

  1. Elizabeth Prescott

    Envío anécdota de nuevo:

    Estando él con mi suegra y algunos de sus hijos desayunando en un hotel introdujo una madalena (o similar) en el café advirtiéndole una de sus hijas:
    -Papá, eso no se puede hacer.
    Contestando él:
    -Será no se debe, pero mira, poder sí se puede.
    Mientras volvía a meter la madalena en el café.

  2. Vicente

    Cada vez que veo un comentario sobre "Manolo Muñoz" que es como lo conociamos en la familia nuestra, me viene a la memoria lo grande y buena persona que era. Era raro el día que cuando volvía de San Fernando, no pasara por la bodeguilla y se tomaba una, o las que hicieran falta, copia de vino. Manolo, para nosotros era comoun familiar más, porque yo personalmente lo conocía desde muy pequeño. Muchas veces nos acordabamos de el en los más triste momentos, es decir en cualquier fallecimiento. ¿Has llamado a Manolo Muñoz para la esquela? En fin que coy a cedir de nuestro querido Manolo, que ya no se haya dicho. Ahí os incluyo una foto de Manolo en la puerta del Ayuntamineto.

    http://imageshack.us/photo/my-images/27/visitadeautoridadesalay.jpg/

  3. jose luis

    tuve ocasion de tratar con el, en tiempos en que yo llevaba la promocion de ABC, para la venta del periodico, especialmente en playas, su dedicacion a nuestro periodico, fue total y ABC supo de su dedicacion por los resultados que ofrecia y asi se le reconocio en una convencion que tuvimos en Sevilla, donde le acompaño su hija Marisol. Profesionalmente fue un hombre de ABC y humanamente lo daba todo, cuando realizabamos las visitas, atendiendonos con la mayor cortesia y amabilidad.Personas asi, ya no quedan para las empresas.

  4. Elizabeth Prescott

    Quería que me precediesen sus hijos o algunos de ellos como así lo han hecho Lalo y Marisa. Por lo tanto, tras esperar varios días para ser partícipe de esta página dedicada a D. Manuel, como le llamaban mis “homólogos” mayores, o Papá, como en una ocasión me pidió que le llamase, y ahora pienso que debería haber hecho, aporto, aunque brevemente, alguna vivencia.

    ……y os preguntaréis…. “Entonces, ¿cómo le llamabas?” Ni D. Manuel ni Papá, cuando quería captar su atención le miraba con la seguridad de que al empezar a hablar él ya sabía que esas palabras iban dirigidas a su persona.

    Entré a formar parte de su familia hace ya más de treinta años y tengo la dicha de haber colaborado en darle más de una alegría a un buen hombre, como era mi suegro, léase sus tres nietos de mi rama; pero la mayor alegría que recibió de mi persona fue el importante paso que di en agosto de 1978 y que así me hizo saber, solos él y yo, y del que aún guardo el regalo que me dio como recuerdo de aquel día especial. Próximamente voy a dar otro paso en la misma línea y ese día me acordaré especialmente de él, es más, me estará acompañando junto a Marisol (una buena mujer de la que guardo muchos y muy entrañables recuerdos).

    Y ahora……………….. no puedo resistir la tentación de contar una anécdota, que aunque no presencié y quizás no sepa contar con exactitud, siempre me ha resultado muy divertida e ilustrativa de su buen humor:

    <>

    Gracias por vuestro hijo. Con cariño, E.

    REDACCIÓN ha escrito: Elizabeth, la anécdota no ha salido reflejada. ¿La mandas de nuevo?

  5. celia

    Queridas Lalo, Marisol y Marisa ¿ que quereis que os diga yo de vuestro padre y de vuestra madre ?. Les conocia y os conozco a todos desde la antigua Librería Muñoz en la que estaban la tia Maria , el tio Luis y hasta vuestra abuela. Aún conservo un libro de misa de piel color burdeos precioso que me regalasteis en aquellos dias.......
    Puedo decir en primera persona que vuestro padre y todos vosotros sois excelentes personas y que me alegro de que en estas páginas se hable de vez en cuando de gente de aquellos tiempos en los que El Puerto era tan entrañable.
    Un beso enorme a todos.

  6. CFGS

    Marisa, que buenos recuerdos de tus padres, eras la unica que podia ordenar la mesa de despacho de tu padre, ya que no permitia que nadie la tocara, cuando llegabas tu de vacaciones,, me decia mañana estara la mesa ordenada y en verdad le encantaba, un abrazo para todos.

  7. Marisa Muñoz Bellvis

    Quiero agradeceros lo que habéis escrito sobre mi padre. Para mi ha sido la persona mas importante de mi vida, y la que ha guiado muchas, muchísimas de mis actuaciones. Me consta que es enormemente feliz sabiendo, como estoy seguro que sabe, lo bien que la vida me ha tratado y lo que me llenan mis dos hijas y mi marido.
    No tengo muchos documentos que den fe de sus actividades, pero os puedo asegurar que sin formación que lo sustentase escribía maravillosamente y esa habilidad la puso al servicio de numerosas crónicas taurinas, incluso alguna con anécdota. De esa manera consiguió conciliar una afición a las corridas con un trabajo que le reportaba ingresos (escasos) en tiempos difíciles.
    Mis hermanos accedieron a que yo conservase una valiosísima muestra del afecto, recíproco, que durante muchísimos años profesó a los Jesuitas. Ese afecto fue recompensado en 1989 con el reconocimiento como Hermano firmado por el Superior entonces de la Comunidad del Colegio San Luis Gonzaga, donde estudiaron mis hermanos, y por el Provincial de Andalucía y Canarias.
    Cuando me casé fui en viaje de novios a Roma y mi padre me insistió para que entrase en contacto con el hermano Rafael Bandera muy amigo de mis padres, que le adoraban. Gracias a que le hice caso (una vez mas) tuvimos, mi marido y yo, la oportunidad de intercambiar unas palabras con el Padre Arrupe, Superior de los Jesuitas en aquella época. Pero además pudimos cenar con el Padre O’Keeffe, a la sazón candidato a suceder al Superior. Y todo lo hice (aunque luego me alegré) porque sabía que con ello le daba una enorme satisfacción.
    Quiero terminar este testimonio declarando mi agradecimiento y mi reconocimiento a una vida de trabajo abnegado y de sacrificio por su familia. Te echo mucho de menos.

  8. Lalo Muñoz Bellvis

    Estimados amigos de “Gente del Puerto”, soy uno de los hijos de Manuel Muñoz Rodríguez y de María Soledad Bellvís Marín, creo hablar en nombre de todos mis hermanos al afirmar nuestra grata sorpresa por la página realizada sobre nuestro padre, es un motivo de orgullo y satisfacción, no lo es menos la lectura de los comentarios realizados por D. Luis Suarez Ávila, amigo fraternal de la familia al que le agradecemos profundamente su reseña, no solo amable sino reflejando un enorme afecto y cariño sobre papá.
    Qué decirle al resto de los comentarios, gracias de corazón a todos.
    En mi caso, al igual que a varios de mis hermanos, las obligaciones laborales y los destinos de la vida nos han hecho alejarnos del Puerto y realmente compartir menos tiempo del que nos hubiera gustado con nuestros padres, pero “El Puerto” creo que siempre está en nuestro pensamiento.
    El colegio de los Jesuitas con el Padre Torres o el Padre Aldama o el hermano Bandera, ellos y muchos otros estarán siempre en nuestros recuerdos, el colegio de las Hermanas Carmelitas, en la calle Nevería, como no van a ser recordados si han formado y aún forman parte de la esencia de nuestra familia, vinculados a ellos de forma imperecedera por el recuerdo de nuestro padre.
    Y que podemos decir, al mirar atrás y recordar aquellas personas que acompañaron a nuestros padres en las tareas diarias de la pequeña empresa que era la Papelera Portuense es decir la Librería Muñoz.
    El puerto que yo recuerdo era pequeño y agrupado en torno a familias que a su vez desempeñaban actividades comerciales, los Maraver, los Salvatierra, los Ojeda, Nuchera, Insúa, etc… todos parte de ese puerto que iría creciendo progresivamente y que se parece tan poco al actual.
    No quiero prolongar más estos comentarios que iban encaminados a una pequeña nota de agradecimiento y casi se convierten en un relato de la infancia que posiblemente carezca de todo interés para sus lectores. Por ello de nuevo gracias y dejo al resto de mis hermanos con la posibilidad de ampliar las anécdotas que consideren sobre nuestro padre y “El Puerto”.

    Un abrazo a todos

  9. una trabajadora

    yo si que tengo muchas anecdotas y recuerdos de D.Mnanuel que nunca se me olvidaran os cuento una que por algo familiar nunca se me olvido, antes la Papeleria Portuense abria los Viernes Santo estabamos trabajando D. Manuel y yo era la recogida de la procesion yo me asome a la puerta de la papeleria para ver delejos y el se me acerco a mi y me dijo ; anda ,ve y vete a verla recoger yo me quedo aqui vi recoger el Nazareno y estar un ratito con mi madre que iba de penitencia.

  10. CFGS

    Por fin se han acordado de D. Manuel Muñoz Rodriguez, al ver la fotografia en su despacho, no puedo evitar que los ojos se me llenen de lagrimas, y me vienen a la memoria tantos consejos y tantas vivencias, pues en el tiempo que trabajé con ellos, pude comprobar la calidad humana que tenia, eso si su esposa siempre estaba al quite para echar una mano, era todo bondad, mis mejores recuerdo para esta familia y sobre todo para Marisol y Manolo, que han sido los continuadores del negocio, un abrazo.

  11. Manel

    Quiero felicitar a Gente del Puerto por haberse acordado de D. Manuel, una figura imprescindible para entender el mundo de las papelerías y librerías en El Puerto mediado el siglo pasado.
    Parece evidente que la familia no ha aportado fotografías, anécdotas, curiosidades, documentación... A ellos les pido que, en memoria de su padre, nos deleiten a los portuenses con la segunda parte, con la vida del bueno de Manolo en tiempos convulsos, en tiempos difíciles, y después de aquellos XXV años de Paz. A quien si no se lo pedimos?

    REDACCIÓN ha escrito: Efectivamente, Manel, será la familia si tiene oportunidad y si lo desea, la que complete el esbozo que hemos hecho del patriarca Manolo Muñoz Rodríguez, a quien con afecto recordamos.

  12. una trabajadora

    Buen empresario,mejor jefe y mas buena persona, para mi el sera en mi vida mi jefe y al lado de un buen jefe siempre hay una gran mujer,los recuerdo mucho a los dos , me alegro que en gentes del puerto se hayan acordado de el.

  13. Francisco Bollullo Estepa

    Queridos Manolo y Marisol:

    Debe ser motivo de orgullo que el nombre de Muñoz siga sonando en papelería, la tercera generación. Recuerdo a vuestro abuelo muy ancianito en la papelería, sentado y quierendo fiscalizarlo todo. Como ha cambiado las ventas. Recuerdo cuando entré el el colegio de Don Juan Díaz Rodriguez, que mis padres me llevaron a vuestra casa a comprar el Grado Elemental y varios cuadernos, lápices Johan Sindel y goma de borrar Milán, como se han perdido los olores caracteristicos de estos artículos, entrabas en una paplería con los ojos cerrados y sabías donde estabas, solo oliendo.

    Recuerdo a tu padre a medio día en el Faro, tomandose su copita de Fino Quinta ¡ que tiempos aquellos!.

    Enhorabuena a los dos.

  14. Inmaculada Gómez

    La vida de mi familia está ligada a la de la familia Muñoz Bellvís por vecindad en la calle Palacios y por amistad entre los hijos, la mia personalmente con Falele.

    Rindo desde aquí mis respetos a D. Manuel y Dª Marisol y a todos sus hijos.

    Un saludo a los que están fuera de El Puerto de Santa María.

Deja un comentario