2.998. Manuel Rodríguez Cobos. Manolo el del Gourmet. In memoriam.

manolo-rodriguez-cobos-gourmet-alimentos-selectos-puertosantamaria

Con los pioneros la sociedad suele ser desagradecida. Son los primeros que se enfrentan a las cosas. Con suerte serán también los primeros en tocar la gloria, pero seguro que son también los que se llevan las primeras cachetás.

Manolo Rodríguez, Manolo el del Gourmet de El Puerto, fue un pionero. En 1992, cuando en unión de Paqui Ruiz, abrió su tienda de exquisiteces gastronómicas en El Puerto de Santa María, había tan pocas referencias de sitios de ese tipo en la provincia, que bastó con ponerle "El Gourmet" como ahora se llaman todas las tiendas delicatesen que ahora florecen hasta en las poblaciones más pequeñas de la provincia.

A Manolo Rodríguez, Manolo el del Gourmet, hay mucha gente que le tiene cariño en la provincia, pero yo no voy a hablar aquí de su bonanza como persona. Primero sería injusto porque no lo conozco como sus amigos que se recreaban el martes en recuerdos bonitos hacia él en su funeral, voy a hablar de su calidad profesional que es lo que creo que debe reconocer la sociedad de sus personas destacadas.

Manolo lo fue, persona destacada en el mundo de la gastronomía de la provincia. Su tienda tiene una de las mejores colecciones de jereces que hay en Cádiz y la ha tenido no ahora, que estos vinos cruzan buenos terrenos, sino que los ha tenido desde hace muchos años, cuando estos productos se pegaban meses y meses en las estanterías porque no estaban de moda.

Manolo fue pionero en lo de las conservas de la provincia de Cádiz. Tenía atún rojo de almadraba y mojama cuando aún estaba lejos su explosión y fue de los primeros en darse cuenta de la potencia de los quesos de la Sierra.

Su tertulia de al mediodía, cuando los clientes iban a tomar una copa con algo de picá, ha sido uno de los mejores bancos de pruebas de los nuevos productos que se han hecho en la provincia y su opinión, casi siempre certera, ha sido siempre muy respetada.

Manolo ha demostrado que las iniciativas como las suyas, pequeñas tiendas independientes dedicadas a vender productos para darles besitos, son posibles. Ahora estos establecimientos florecen, pero fue el pionero, el primero en darse cuenta, pero también el primero en darse "cachetás" por las dificultades de las cosas nuevas.

La gastronomía de la provincia de Cádiz, el impulso y el cariño que siempre le ha dado a las cosas de aquí, sin aspavientos, sin salir en los papeles, con modestia, pero con mucha sabiduría, debe ser algo que el sector no debe olvidar, los productos de Cádiz tienen mucho que agradecerle. /Texto: Pepe Monforte.

Deja un comentario