366. LA PLACILLA, EN LA DÉCADA DE 1950.

Antonio Collantes Ramos, con nótula numero 303 en Gente del Puerto,  conoció La  Placilla en todo su apogeo, a mediados de la década de los cincuenta del siglo pasado. Estuvo de aprendiz de peluquero, con 9 años, en la barbería de Manolo Cordones, frente al puesto de Agustín Vela. Conocía a todo el mundo y le llamaban el Oliver Twist pues era un niño pequeño que hacía los mandados de todos, de toda la Placilla: el Tobalo, el Peca, Juan el de Tejidos las 3B, el tío de Manuel Gutiérrez 'el Cochino' (nótula núm. 284), su benefactor que fue quien le compró su primer par de zapatos, ... Recordemos la aquella Placilla de los últimos años de la década de 1950.

laplacilla_vela_puertosantamaria

El puesto de Agustín Vela, al aire libre, pero protegido por toldos. (Foto Familia Vela)

Empezando por la calle Luna, en la pared de la derecha, nos encontrábamos con el Carrillo de Severo, (nótula núm. 104), a continuación estaba la entrada de artistas del Teatro Principal, (años mas tarde Kiliki montaría un bazar juguetería al aire libre delante de aquella fachada), luego estaba la frutería verdulería de 'La Bigotona' y a continuación la alpargatería 'La Jerezana'.

aceitunero__puertosantamariaLe seguía la antigua pescadería de los hermanos Gago, cuyos descendientes tienen el Bar 'El Nuevo Pescaíto' detrás de la Clínica Santa María de El Puerto. A continuación venía el Restaurante Económico 'La Placilla, de Manuel González Ceballos y aquella cafetera de agua caliente... cuyos primos regentaban el restaurante del Hostal Loreto. Hoy se encuentra otro establecimiento con el nombre de 'La Placilla', una tienda de electrodomésticos. Luis el de 'la Liebre' en una accesoria de la casa donde Agustín Vela (nótula núm. 326) tenía primero, su puesto y años mas tarde, una tienda de frutas. A continuación venía Juan, el de lo Tejidos Las Tres B (Bueno, Bonito y Barato); le seguía Encarna, 'la de la sangre con tomate' en un local ancho, profundo y oscuro donde se comía un guiso de sangre que 'quitaba como tó el sentío'. La tienda donde se vendía huevos y queso, y donde trabajaba Luis el de los Huevos (nótula núm. 203), que cantaba aquella copla de "Yo soy Luis el de los huevos, parezco una pescailla, pero cantando y bailando, valgo más que toa Sevilla". (En la imagen, Antonio 'el Aceitunero', delante de Casa Plácido, de la que era repartidor Luis 'el de los Huevos'. Foto Carlos Pumar Algaba).

laplacilla_nicanor_puertosantamaria

El almacén de Nicanor Gómez, esquina de La Placilla con Ricardo Alcón.

Doblando la esquina con la antigua calle Correo, hoy Ricardo Alcón, nos encontrábamos con una bodega de los Gil de Reboleño, donde Antonio Gil de Reboleño, en la actualidad prestigioso farmacéutico, ayudaba despachando vinos  a los hermanos Victoriano y Pepe, ambos porteros que fueron del R.C. Portuense. Enfrente la Tienda del Caracol, de vinos y tapas y a su lado el refino de Luis el de los Muertos (nótula núm. 150). A continuación y haciendo esquina el Almacén y Bazar de los Nicanor (nótula núm. 080), donde Lalo lucía una de las mejores y ceñidas cinturas de El Puerto, talle 34. Seguía la carnicería de Insúa, el Bar Rábago, y al fondo, en la calle Ganado, La Pastora (entonces de los Gómez, hoy de los Ojeda), la panadería donde se vendían avellanas tostadas, suspiros y aquellos panes blancos que quitaron tanta hambre... Allí trabajaba Ricardito.

Romualdo__2_puertosantamariaPero volvamos otra vez a la calle Luna. Iniciemos de nuevo el recorrido, esta vez desde la acera de enfrente al Teatro Principal y al carrillo de Severo. En la esquina con Luna el almacén de ultramarinos de los hermanos Genaro, donde hoy se encuentra una tienda de Telefónica. A continuación venía la ZapatEría Heredia y junto a ésta, años mas tarde, pondría Juanito Malete una frutería. Le seguía el Cafetín, de Angel Sordo y su hijo Maximino (nótula núm. 003), haciendo esquina con la calle Santa María. En la otra esquina de Santa María con La Placilla estaba el almacén de Leopoldo Castiñeira Gómez, el cual le preparaba a Antonio bocadillos de recortes de chorizo. Luego se econtraba la Barbería de Manuel Cordones. A esa casa, con entrada por la calle Santa María se iría a vivir la familia Saura, quien formara la conocida sociedad de trasnportes Alemán y Saura. En esa casa, igualmente, Carmelo Ciria Pino, instalaría la primera emisora por cable que los comerciantes del centro de El Puerto ofrecieron a sus clientes. Un amplificador, un micrófono, un tocadiscos y unos altavoces amenizaban las compras en La PLacilla a finales de los cicuenta. La Bota de Oro, zapatería aun existente en la calle Luna arriba, patrocinaba el concurso "Es Vd. la madrina de sus pasos" en "Las Mañanas de la Plaza", regalándose un par de zapatos a los ganadores. (En la imagen, Romualdo, mandadero y aguador. Foto Arturo Palomino).

josesanchezsousa_billete_puertosantamaria

Un billete 'full' de 7.500 pesetas, con la imagen de José Sánchez Sousa, de la charcutería confitería Los Dos Pepes, nombre puesto en referencia a él y a su hijo Pepe. Realmente era un participación de un billete de lotería, con una fotografía del Bar Vicente, que antes de pasar a su actual propietario era regentado por el propio Sánchez Sousa.

laplacilla_losleones_puertosantamariaLuego vendría la tienda de Los Dos Pepes, el de los picos brasileños, extravagante personaje que bien merece nótula aparte. Baste recordar que viajaba en su Mini, con un maniquí sentado al lado en el asiento del copiloto y que editaba billetes de 500 pesetas con su efigie, que luego sería la Confitería La Perla. En la Casa de los Leones, hoy apartamentos turísticos, vivía la famlia de los Rodríguez Ceballos, propietarios del 'Bar Casa Paco Ceballos' el de las populares 'pavías rebozadas' y el "Bar Liba" al frente de cuyos establecimientos se encuentran en la actualidad Baldomero e Ignacio Rodríguez Sánchez, en el primero y Paco en el segundo.  Y cerrando el recorrido el Bar Vicente (nótula núm. 014) haciendo esquina con la calle Sierpes. Allí eran famosas las tertulias con Rafael Moreno Porto, 'el Lengue', Don Buenaventura,  Ramón Insúa, el tío de Manuel Gutiérrez Morillo, el Calé, Anzonini, el Chano y junto a otros cantaores, que con la fresquita se reunían a tomar café y a ver pasar a la gente que desfilaba por los ambientes de la Plaza. (En la imagen superior, una señora vendiendo frutas y hortalizas en la casapuerta de la Casa de los Leones. En la imagen inferior, los puestos al aire libre de la calle Sierpes).

calle_sierpes_puertosantamaria

En el centro de La Placilla y adosado a algunas paredes, se instalaban puestos desmontables o no. El de Sal de Diego, los dos Aceituneros, el puesto de Bollos de Miguel Salguero (nótula num. 350), que saldría ardiendo, el puesto de charcutería instalado por el de los picos brasileños, montado por todo lo grande para la época... el puesto de ”quita y pon” de vajillas de cerámica de Domingo Ajenjo y el de verduras y hortalizas de María y el “Toto”,  el carrillo de Carmelita “La Rubia”. En la esquina de la calle Santa María se intalaba, cada 15 días, un camión con charlatanes de feria que vendían por lotes: 3 mantas, 2 sábanas, 1 peine y 1 bote de algo... También por esa esquina se hacían las descargas rápidas de los camiones con fruta y verduras de extraperlo procedentes del campo, es decir que no habían pasado por el puesto de Consumo y no habían pagado los arbitrios o impuestos correspondientes al Ayuntamiento.

churreria_puertosantamaria

La churreria de Miguel Salguero, en un puesto de madera que salio ardiendo.

Y la picaresca de la época. En la España de entonces algunos ciudadanos aprovechaban las aglomeraciones en las tiendas, a veces con la complicidad del tendero, para 'rozarse', si no algo más, con alguna clienta inocente. En cierta ocasión una de las agredidas lo denunció ante la autoridad de La Placilla y, el guardia Salas destinado allí, aplicó la justicia sobre la marcha y además del guantazo que se llevó el agresor, propietario de una tienda, se lo llevó detenido dejando el negocio sin dependiente, ante la burla y el escarnio de su parroquia. También, en alguna tienda que por respeto a los herederos no mentamos, se organizaban improvisadas “Casas de Trato” para alivio del entorno de los amigos del dueño y clientes fijos, que tenían un triste plus en aquella época de penurias y pobreza.

jula_jula_puertosantamariaPERSONAJES POPULARES.

Muchos personajes populares (nótula núm. 144) deambulaban por La Placilla y La Plaza o Mercado, buscándose la vida. Romualdo ('Remujardo'), Joselito 'el Caca', mandadero al que los chiquillos mortificaban con sus bromas; Kiko 'el Betunero', Dominguito, el hermano de Antoñita, la novia víctima de 'El Arropiero'. 'Coquinete' un señorito venido a menos, sin oficio ni dinero que todos los días bajaba a afeitarse, limpiarse los zapatos, fumarse un puro o tomarse una copa de vino fino en 'La Perdiz' y todo sin costarle un duro, 'de gañote',  gracias a la bondad de sus 'patrocinadores': el barbero, el dueño del bar, un cliente que le pagaba el betunero y otro la copa de vino; el caso es que vivía como pudiente, sin trabajar. Otro personaje, 'Caneco', que siempre hablaba con su media lengua, de su hijo. Y Javier Julo Julo, o 'el Mula', personaje pintoresco, aficionado al vino tinto, que cada vez que era convidado soltaba la siguiente retahila: "--Me cago en los sentimientos católicos de las tuberías del Valdepeñas". (En la imagen, el Julo Julo, en una bodega de los Gil de Reboleño, posando en plan caricato ante la camara. Foto AGRI)

La plaza, el Mercado, era otro territorio, otro ámbito, otra gente...

22 comentarios en “366. LA PLACILLA, EN LA DÉCADA DE 1950.

  1. javier

    Hola buenas
    Soy Javier Ramirez mateo hijo de Maria mateo Oncala . muchas gracias a Maruchi por que gracias a ella recordado a mi abuelo Fermin que lo hechaba en falta, apenas era consciente cuando el se fue pero gracia a ti he recordado lo de las pastillas juanolas y sus cosas.
    Fue un gran hombre y trabajador y marido de Maria Josefa mi abuela ,
    que hizo todo lo posible por su familia.
    Gracias por recordarlo y comentarlo y me gustaría que si alguien de aquella época tuviera fotos de entonces me pudiera facilitar algunas copias.
    MI CORREO ES XAVIER.RAMIREZ@HOTMAIL.ES

  2. Cristian

    Es cierto que el dueño del restaurante es Manuel Rodriguez Ceballo mi padre trabajo en su restaurante ya que era su hijo Ramon Rodriguez Reguera yo soy hijo de Ramón,nieto de Manuel y de Dolores su esposa mi abuela me contaba historia de la gran familia que se formo en la placilla y las penumbras que se pasaba y ahora se porque me apasiona tanto la cocina lo llevo en la sangre .
    Agradecería que se me facilitara algunas fotos del restaurante y un cartel que creo que se estaba en la puerta menú económico a 5 pesetas para tenerla de recuerdo este es mi correo cristian3905@hotmail.com.Gracias

  3. Mily Rodíguez Vega

    El restaurante La Placilla no era de Manuel González Ceballos,sino Manuel Rodríguez Ceballos,hermano de Francisco Rodríguez Ceballos de Casa Paco

  4. Esperanza Lacarta

    Que recuerdos tan bonitos e inolvidables me trae “ Mi Placilla“, como yo la llamo, allí nací con mi gemela Carmencita como todo el mundo la llamaba, y todo el mundo nos quería , que recuerdos inolvidables y tan queridos, con mis vecinos y vecinas, cuanto me acuerdo de ellos, personas entrañables, buenas, cariñosas y tan queridas por nuestra familia, que éramos muchos, y mi madre pobrecita siempre sola sin la compañía de mi padre, que por condiciones laborales siempre estaba fuera, cuando casi todos éramos aun pequeños y algunos en esa edad tan mala y tonta como es la pubertad, pero bueno, solo recuerdo cosas bonitas y queridas, añoro mucho a mis amigas y aquel entorno tan maravilloso, ya que éramos todos una gran familia,
    Un fuerte abrazo ha todos los descendientes de tan maravillosas personas, Soledad, Milagritos, Antoñito, y tantos otros que no recuerdo sus nombres, pero que me acuerdo de todos ellos igualmente, y les quería, y a mis amigas un beso enorme, Mª Jesús Vela, Paquita Oncala, Nati Oncala, Milagritos tan dulce y tan trabajadora que siendo una niña trabajó fuerte y duro, y muchos amigos de los que no recuerdo sus nombres.
    Un abrazo Esperanza

  5. Sonia

    Soy hija de Pepita Gutiérrez una niña que se dedicaba a vender verduras en un puestecito con su padre Cristobal. Mamá siempre recuerda con mucho cariño aquellos momentos pero no olvida lo difícil que resultaba comer cada día. Siempre me rio mucho cuando tenía que cargar cuesta aarriba con el enorme carro de verduras y su padre le gritaba: ¡venga Pepita no te pares que se te va el carrooo¡ todos los muchachos se la quedaban mirando y ella se moría de la vergüenza,lo que no se cree todavía es que a los muchachos les daba igual el carro sino que miraban lo preciosa que era y que hoy por hoy sigue siendo aunque nunca se lo ha creido. En su memoria queda ese momento de la mañana en el que todos los compañeros se sentaban juntos y sacaban el bocadillo charlando y bromeando...creo que gran parte de su vida la dejó en la placilla con su padre y es maravilloso que se les recuerde ya que formaron parte de su historia.

  6. Maruchi

    La carboneria de la calle Santa Maria pertenecia a Jose Maria Oncala hermana de Melchor Oncala dueño del bar las siete esquinas y arrendado a su cuñado Fermin Mateo padre de mi querida amiga Milagros Mateo Oncala, naturales de Jimena de la frontera.
    No se en que año vinieron a El Puerto, pero bendito año, ya que contribuyeron a que mi infancia fuera mas feliz. Buenas personas honestas y trabajadoras siempre amables y educados.
    Recuerdo especialmente los buenos ratos que pase en esa casa, la bondad y madurez de Paqui, la simpatia de Fina y Maria la dulzura de Nati y la ternura y entereza de Milagros muy parecidas a sus madres Pepa y Nati.

    Me emociono al recordar a Fermin siempre sonriente y cariñoso conmigo y con mis hijos, ofreciendo siempre a mis hijos esas pastillas juanola que aunque no me gustaban siempre se las aceptaba por el cariño con que me trataba era una persona genial y especial para mi como toda su familia.

    Bendita Jimena de la frontera siempre estare en deuda contigo por regalarme la amistad y el cariño de esta gran familia

  7. Mª del Carmen

    Necesito saber si la señora del dueño de la carboneria de la calle santa maria era Lucia Perdigones que era de Arcos. A ver si alguien se acuerda y lo escribe por aquí.
    De todas formas dejo mi correo por si alguien se acuerda y me hace el favor de enterarme.
    silvestre1949@hotmail.com
    Gracias.

  8. Maria Jesus Vela

    Naci en pleno corazón de La Placilla en el seno de una familia honesta y trabajadora que luchó lo indecible por sacar a su numerosa prole adelante. Mi existencia se iniciaba con el bullir de gente que pululaba La Placilla y el eco de las voces de los comerciantes pregonando su género. Algunos como María la del Toto, Pepa hermana de Kiliki y Kunini con toda la gracia del mundo. En mi memoria los olores de esta bendita Placilla se entremezclaban el olor a los bollos de Miguel Salguero, el aroma del café recién molido de la Giralda, el olor a pan tierno de Requena, Los dos Pepes y la Pastora, el olor a chacina de Leopoldo, Plácido y Servando, pero sobre todo de la fruta y verdura de mi familia Frutas Vela y otros como Juan Malete Tobalo, María y el Toto y la Tarzana; si mi memoria no me falla esta última vendía melones y sandías delante de mi domicilio. Por la tarde la hora de los juegos todos los niños en la calle algunos con los bocadillos de aceite, otros con manteca colorá y los mas privilegiados de chocolate o chorizo; el jamón solo de vez en cuando. Recuerdo con que ilusión esperaba la llegada de las diferentes fiestas, pues eso significaba gente nueva y viejos conocidos como un matrimonio mayor que venían en feria procedente de Sevilla y con un genero novedoso en el Puerto. Lo mejor de la Placilla su gente entrañable solidaria y comprometida con los problemas ajenos; en definitiva gente maravillosa. Familia Acosta como hermanos, Ceballos , Vela Cordones, Sanchez García, Castro, Sordo, Saura, Rabago, Mateo Oncala, Oncala Merino, Lacarta Laguna, Nimo, Nicanor, la familia del Boli, la familia de Enrique y Encarna, Plácido y Carmelina, Leopoldo, Pepe, Flichi, Güelfo, Manoli, Juaneta todos los trabajadores de mi padre, pido perdón si omito a alguien, son y serán siempre la gran familia de La Placilla. Todo mi respeto y mi cariño sincero.

  9. juan

    Entre la Pastora y el almacén de Juan Custodio falta por detallar el taller de bicicletas que tuvo Emilio Murga y que más tarde creo que fué el puesto de frutas de la hermana de Agustin Vela, quizás antes fuera una lechería.

  10. MANUEL SANCHEZ LOPEZ

    Mi comentario es,que yo conoci a Anzonini cuando yo tenia poco mas o menos sobre siete años.fue mi vecino en la calle Pozuelo junto a una tieda que hacia esquina que se llamaba Las Palomas y el dueño se llamaba Paco.A Anzonini lo veia muchas veces en el patio bailando flamenco,recuerdo que el matrimonio eran gitano y muy amigo de mis padres ya fallecidos.

  11. Menestea

    Pido perdón al Sr. Prudencio por mi anterior comentario en el que digo que el almacén no era de Juanito Custodio, éste lapsus lo he tenido a resultas de leer el nombre de Juanito por lo que, me he ido directamente al hijo de Juan Custodio.
    y rebobinando en mi memoria, me acabo de acordar que en un principio éste almacén sí que era de "Juanito" Custodio (Juan) y éste se lo traspasó posteriormente a su cuñado Antonio Cárdenas.

  12. celia

    Al lado de la Pastora había una pequeña lechería, la de Quirós, y justo pegando a ella la droguería del Carave, regentada por los dos hermanos, uno delgadito y otro más gordo.
    Cierto que en la calle Santa María había una carbonería a la que yo iba con 7 u 8 años y bastaba con asomarte a la puerta y decir: " hola soy hija de...... que lleveis el carbón a mi casa , gracias", y esa misma tarde o al día siguiente estaban descargándolo.
    Por cierto que podíais explicaros un poco mejor porque en el comentario que haceis sobre el bar Vicente, parece que mi padre, que efectivamente lo frecuentaba a diario, se dedicaba a cantar flamenco,
    con unos amiguetes.

  13. Menestea

    El almacén que habia en la esquina de la C/ Ganado con C/ Cielos no era de Juanito Custodio, sino de Antonio Cárdenas Gilbau, llamado popularmente "Oñi". Este señor es tio de Juanito Custodio por vía materna.

  14. SU VECINO

    DE TODAS LAS PERSONAS QUE SE ESCRIBE EN LOS COMENTARIOS,YO CONOCI MUCHO AL SR.ANZONINI,GRAN ARTISTA DEL BAILE,ESTE HOMBRE NUNCA FUE VALORADO POR SU CIUDAD NATAL

  15. Prudencio

    También el la calle Santa María estaba una carbonería, la panadería y al fondo de la vuelta la tarberna de "El Túnel " que atravesaba toda la manzana y daba a la calle Vicario. En la esquina de vicario con Ganado estaba el almacén de "El Caón" poqeu había uno en la esquina de guardacantón. Era de Don Daniel Martínez García, y Luego de Vicente, el del Cañon, que lo puso después en la esquina del Ganado y Placilla, donde hoy está Marodi. Después del Cañón estuvo la Zapatería de Mauricio León.En la esquina de Ganado con cielos estuvo el almacén de Juanito Custodio. Y en la esquina de enfrente la carnicería de Miguel Ortega que hoy es propiedad de su hijo Manolo.
    En la esquina de Vicario con Sierpes estuvo el almacén de Eloy Fernandez Moro y al lado la carpintería de Lobito que sigue abierta.

  16. Prudencio

    Se han olvidado ustedes de la casetilla del "El Metro vende barato", del que Tomás Rodríguez Rendón podrái nofrmar muy bien. Esa casetilla se derribó y "El Metro pasó a un habitáculo de la propia Plaza de Abastos, por la calle Vicario ,esquina a Sierpes.

  17. Juan Manuel

    El refino no era de Luis, sino de Enrique el de los Muertos. Ricardito el de la Pastrora, no trabajaba. Era disminuido psíquico. Siempre estaba dando vueltas por la plaza Peral. Los niños le cantaban:
    Ricardito la Pastora,
    Jefe Indio
    Navajita,
    Cuchillito,
    Pan caliente,
    Diecinueve
    Y veinte.

    Enfrente del Carrillo de Severo, estaba el carrillo de la Rubia. y al lado de Severo había un puesto de caramelos del Guardapavos, que era el que salía de penitencia en el Nazareno con unas enormes cadenas atadas a los pies.
    En la esquina de Luna con la Placilla estaba el almacén de Genaro González Noval que también tenía un taxis y era armador de buques de pesca. En la esquina de enfrente, el Bar La Concha., de Prudencio Rábago de Celis.

  18. LSA

    A las mujeres les estaba vedado entrar en las tabernas. Muchas de ellas tenían, en la casapuerta de la finca, una especie de taquilla por la que despachaba a las mujeres. la última conservada fue la de "Los Caracoles".

  19. Juan Manuel

    En la calle Sierpes, al lado de la Placilla, estaban las tiendas de Pancho Rábago, la tienda de Enmedio, Las Delicias y el Bar Milindri. En ellas paraban Los Titis, Anzonini, El Calé, los Villegas, El Caneco, El Negro, La Tula, etc.

  20. Antonio

    Aquellos inolvidables meses de estío junto a Carmela y a sus hijos, además de los trabajadores: Manuel Romo Martínez, “Lolete•”; su hermano Felipe ‘el Lua”; Manolito “el capataz”; Juanito ‘el Cartucho’, “Makika”; los conductores de los camiones Antonio, “El Chispa” y Julio y el entorno, entre recuerdos, al restaurante económico La Placilla, de Manuel González Ceballos, o el Bar de las Liebres, el Almacén de Leopoldo Castiñeira Gómez; Casa Placido donde trabaja Luis “el de los Huevos”; la Barbería de La Placilla; el Bazar de Nicanor; el otro puesto de frutas, el de Juanito ‘Malete”; el puesto de ”quita y pon” de vajillas de cerámica de Domingo Ajenjo y el de verduras y hortalizas de María y el “Toto”; El Cafetin; el carrillo de Carmelita “La Rubia”; y el otro, el famoso Carrillo de Severo junto al Teatro Principal hoy reconvertido en kiosco en la Plaza de Juan Gavala; pero sobre todo a Agustín Vela Mariscal, por su impronta que transmitía ante propios y extraños, por la clase de sus piropos sobre la belleza de la mujer y la figura como hombre honesto y cabal, hicieron posible que mi infancia fuera más feliz.

  21. Juan Manuel

    Se han olvidado de la tienda del "Tío Luis", entre Nicanor y la Carnicería de Ramón Insúa. Esta tienda regentada por el llamado "Tío Luis" con su esposa, dos ancianos que vendían aceitunas y huevos. Tampoco mencionan la tienda de las Tortas de Callealta , famosas en toda la provincia. Fue del padre de Pepe Callealta, el de la Notaría, y, luego fue regentada por su madre.

  22. Juan Manuel

    El que despachaba vinos en la Bodega de Gil, en la calle Ricardo Alcón, no era Antonio Gil de Reboleño e Insúa, sino su primo Antonio Gil de Reboleño González de Quevedo García, Sanchez de Movellán e Hidalgo de Caviedes, conocido por "El Grúa".

Deja un comentario